Publicidad
Publicidad

Un niño en grave estado, internado por difteria, por no haberse vacunado Los padres del niño se sienten "engañados" por los grupos antivacunas. El niño internado en terapia intensiva se encuentra en grave estado.

Sin_t%c3%adtulo_2
Articulos relacionados

Recientemente se ha conocido la una noticia que un niño de 6 años está ingresado en la UCI del Hospital Vall d'Hebron de Barcelona aquejado de difteria, estable por el momento, pero grave. 

El niño no estaba vacunado porque sus padres consideraron que la mejor opción tanto para él como para su otra hija era no hacerlo. Es decir, formaban parte de esos grupos conocidos como "antivacunas".

El secretario de Salud Pública de la Generalitat, Antoni Mateu, ha revelado esta mañana que los padres del niño con difteria se sienten"engañados" por los grupos antivacunas. El niño, es el primer infectado en España desde 1987.  ”La familia está destrozada y han reconocido que se siente engañados porque no estaban bien informados. ", ha explicado Mateu. El menor,  continúa ingresado en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Vall d'Hebron en estado muy grave.

El Departamento de Salud ha confirmado que el pequeño "responde bien al tratamiento que le están suministrando" (una antitoxina que se ha traído de Rusia) y se encuentra "estable", pero su estado sigue siendo "muy crítico". 

Los grupos antivacunas mienten impunemente

Esta gente que mantiene a rajatabla afirmaciones que no tienen ningún tipo de sustento científico  afirma estar actuando por el bien de nuestros hijos en realidad está poniendo en riesgo su salud e incluso su vida.

Sostienen que enfermedades como el sarampión, la varicela, la gripe y la tos ferina no son enfermedades graves ni peligrosas, cuando si lo son.  

Dicen que las vacunas no son tan efectivas para prevenir enfermedades, pero salvan  3 millones de vidas infantiles por año mientras que dos millones mueren por enfermedades inmunoprevenibles.

Sostienen que las vacunas no han sido testadas de forma rigurosa y segura. 
Pero, las vacunas están sujetas a un nivel de control superior al de cualquier otro medicamento. 

Afirman que los médicos niegan los secundarios de las vacunas, pero los mismos son conocidos y  excepto en algún caso aislado, son bastante leves.

Sostienen que las vacunas provocan autismo lo que no es verdad. Cientos de estudios han descartado esta hipótesis. Incluso  desde 2001 la mayoría de las vacunas no contiene timerosal (uno de los componentes que creían responsable)

También dicen que el aluminio en las vacunas (un adyuvante, es decir, un componente de la vacuna destinado a potenciar la respuesta inmunitaria del organismo) es peligroso para los niños.
Pero, los niños consumen más aluminio en la leche materna que con las vacunas y, además, se necesitan niveles mucho más elevados de aluminio para causar algún daño.

Lo peor de todo es que sostienen  que si otros niños ya están vacunados, los suyos ya no necesitan vacunarse. Este es el argumento más bajo al que se puede apelar.  Para empezar, las vacunas no siempre son cien por cien efectivas, por lo que es posible que un niño vacunado se contagie si está expuesto a la enfermedad. Peor aún, hay algunas personas que no pueden vacunarse porque son inmunodeficientes, o porque son alérgicas a algún componente. Esa gente depende de la inmunidad colectiva para su protección. Las personas que deciden no vacunar a sus hijos frente a enfermedades infecciosas no solo están arriesgando la salud de sus hijos, sino también la de otros niños.
Lo cierto es que las vacunas son uno de nuestros mayores avances en la medicina, una de las cosas más importantes que puedes hacer para proteger a tu hijo.

Antes de unirte a una de estas corrientes que actúan impunemente respaldándose en dichos populares, infórmate.  Es lo menos que puedes hacer por tu hijo.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Más información sobre:

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad