Publicidad
Publicidad

Tos convulsa, podemos prevenirla desde el embarazo Vacunándonos durante el embarazo, podremos proteger a nuestro bebé desde el nacimiento hasta el momento de adquirir la inmunidad.

Changes-during-pregnancy
Articulos relacionados
Últimos comentarios

Vacunándonos durante el embarazo, podremos proteger a nuestro bebé desde el nacimiento hasta el momento de adquirir la inmunidad.

La tos convulsa o coqueluche es una enfermedad respiratoria de muy fácil transmisión. Es importante señalar que ni la infección natural, ni la vacuna generan defensas de por vida y por este motivo es que son necesarios varios refuerzos en el esquema de vacunación

La inmunidad que el bebé adquiere a través de la madre ya que los anticuerpos pasan a través de la placenta y en la leche materna.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reportó que actualmente se producen 50 millones de casos de coqueluche en el mundo y 350.000 personas mueren por año.

Los expertos recomiendan vacunar contra la tos convulsa a todas las embarazadas a partir de la semana 20 de gestación, para que éstas les transfieran anticuerpos contra la enfermedad a los niños menores de 6 meses.

La enfermedad y sus síntomas

La tos convulsa -conocida también como tos ferina o coqueluche-, es una enfermedad respiratoria aguda altamente contagiosa que representa una de las principales causas de morbimortalidad en la niñez. Producida por la bacteria Bordetella pertussis, la infección generalmente suele ser introducida en el núcleo familiar por alguno de los hijos mayores o alguno de los padres durante el período catarral.

Se contagia a través del contacto directo con las secreciones de las mucosas de las vías respiratorias de las personas infectadas y tiene una incubación de 7 a 10 días. Los síntomas que presenta en su fase inicial son catarro con fiebre escasa o ausente, rinitis, estornudos y accesos de tos. En su evolución se observa accesos repetidos y violentos de tos que duran entre 1 a 6 semanas, con un sonido respiratorio anormal conocido como estridor inspiratorio, y la expulsión de mucosidades claras y adherentes.

En los lactantes los síntomas incluyen dificultad para la alimentación, aumento de la frecuencia respiratoria y tos; mientras que en adolescentes y adultos, los síntomas se caracterizan por tos seca intratable y de larga duración.

La neumonía es la causa de la mayoría de las muertes por coqueluche, así como complicaciones menos frecuentes como convulsiones, encefalopatías, sobreinfecciones bacterianas y afecciones asociadas a los efectos de presión por la tos paroxística severa.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 1 comentario
Comentarios

Publicado el 03/09/13 marinaw_mnulp
Miembro   Adermicina   Consejera  

22

Consejera experta  

Yo estoy embarazada y tengo una nena de 2 años. Su pediatra no sólo me mando a vacunar a mi para proteger al bebé, sino también al PADRE, nos dijo que "protegiendo el nido" es más difícil que el bebe adquiera la enfermedad y como había varios casos era lo mejor que podíamos hacer...

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad

Ultimas publicaciones

Publicidad
Publicidad