Publicidad
Publicidad

Sindrome de aspiración de líquido meconial Algunas veces pueden presentarse complicaciones en el trabajo de parto y parto que pueden afectar a la salud de un recién nacido. Una de estas complicaciones es la aspiración de meconio, también conocida como síndrome de aspiración de líquido amniótico meconial (SALAM). Aunque puede ser grave, la mayoría de casos no lo son.

Newborn_child_examination_027150
Articulos relacionados
Últimos comentarios

Algunas veces pueden presentarse complicaciones en el trabajo de parto y parto que pueden afectar a la salud de un recién nacido.  Una de estas complicaciones es  la aspiración de meconio, también conocida como síndrome de aspiración  de líquido  amniótico meconial (SALAM). Aunque puede ser grave, la mayoría de casos no lo son.

 

Por meconio entendemos las primeras deposiciones que hace el bebé. Se trata de unas heces pegajosas, densas y de color verde oscuro que suelen expulsarse dentro del vientre materno durante el embarazo y nuevamente durante los primeros días de vida extrauterina. 

El síndrome de aspiración meconial puede ocurrir antes del parto o durante este, cuando el recién nacido aspira una mezcla de meconio y líquido amniótico.  El meconio inhalado puede obstruir parcial o completamente las vías respiratorias del bebé dificultando la respiración.

 El síndrome de aspiración meconial puede afectar a la respiración del bebé de varias formas diferentes, incluyendo la irritación química del tejido pulmonar, la obstrucción de las vías respiratorias por el tapón de meconio, la infección, y la inactivación del surfactante  (el tensioactivo es una sustancia natural que ayuda a los pulmones a expandirse).

La gravedad del síndrome de aspiración meconial dependerá de la cantidad de meconio inhalado así como del estado del bebé y las afecciones que pudiera padecer previamente.  Por lo general, cuanto más meconio inhala un bebé, más grave es el trastorno.

Aunque entre el 6% y el 25% de los bebés tienen el líquido amniótico manchado de meconio, no todos los bebés que eliminan meconio durante las fases de dilatación y expulsión del parto desarrollan un síndrome de aspiración de meconio. De los bebés que expulsan el meconio durante el parto o cuyo líquido amniótico está teñido de meconio, entre el 2% y el 36% inhalan meconio dentro del útero materno o bien en la primera respiración extrauterina. De los bebés que nacen con el líquido amniótico manchado de meconio, el 11% presenta algún grado de síndrome de aspiración de meconio.

El síndrome de aspiración meconial se suele relacionar con el sufrimiento fetal, el cual puede ser provocado por problemas como las infecciones, o por las dificultades que surgen durante el parto. Cuando un bebé experimenta sufrimiento fetal puede sufrir hipoxia (reducción del aporte de oxígeno), lo que puede provocar un incremento de la actividad intestinal del bebé, así como una relajación del esfínter anal con la consiguiente expulsión de meconio en el líquido amniótico donde flota el bebé.

Pero la expulsión de meconio durante el parto no siempre se asocia a sufrimiento fetal. En algunas ocasiones, bebés que no muestran indicios de sufrimiento fetal durante el parto expulsan meconio antes de nacer. En cualquier caso, si el bebé boquea e inhala meconio, es posible que desarrolle un síndrome de aspiración de meconio.

Algunos factores de riesgo que predisponen  la  aspiración de meconio son los siguientes:

  • un parto difícil
  • edad gestacional avanzada (o post término)
  • una madre que fuma que padece una enfermedad crónica
  • complicaciones relacionada con el cordón umbilical
  • restricción del crecimiento intrauterino

Signos y síntomas

En el momento del nacimiento probablemente el médico detectará uno o más síntomas de síndrome de aspiración de meconio, incluyendo:

  • restos de meconio en el líquido amniótico
  • piel azulada (cianosis)
  • problemas respiratorios —incluyendo respiración rápida (taquipnea), respiración dificultosa o suspensión de la respiración (apnea) en el recién nacido
  • baja frecuencia cardíaca (bradicardia) en el bebé antes de nacer
  • baja puntuación en la escala de Apgar.

 

Tratamiento

Actualmente se recomienda que, si un bebé ha inhalado meconio pero se le ve activo, tiene buen aspecto y tiene un latido cardíaco fuerte (>100 latidos por minuto), solo se observará atentamente al bebé  durante las primeras 24 hs, por si presentara incremento de la frecuencia respiratoria, emisión de sonidos roncos al respirar o cianosis.

Si el bebé ha inhalado meconio y da muestras de escaso nivel de actividad, tiene una frecuencia cardíaca baja (<100 latidos por minuto), está flácido y tiene poco tono muscular, se le deberán desobstruir las vías respiratorias  mediante aspiración de la misma.

La mayoría de bebés con síndrome de aspiración de meconio mejoran en pocos días o semanas, dependiendo de la gravedad de la aspiración. Aunque pueden presentar taquipnea durante varios días tras el nacimiento, no les suelen quedar lesiones pulmonares graves permanentes.

Los bebés con síndrome de aspiración de líquido meconial ingresan a neonatología donde se les realiza el tratamiento:

  • oxígenoterapia, sea con mascarilla de oxígeno o respirador
  • antibióticos
  • uso de agentes tensioactivos (surfactante)
  • óxido nítrico
  • controles períodicos de sangre y saturación de oxígeno

Las complicaciones, aunque poco frecuentes son: requerimientos de asistencia respiratoria mecánica (respirador), neumotórax, displasia broncopulmonar, neumonía por aspiración.

Prevención

  • Si una mujer embarazada, al romper bolsa constata  que su líquido amniótico es de color verde oscuro o contiene manchas o vetas de este color -indicativas de la presencia de meconio-, es muy importante que informe al médico al respecto.
  • Durante el parto el monitoreo fetal permite observar la frecuencia cardíaca del bebé, por si este presentara signos de sufrimiento fetal.
  • Tu médico controlará que el fin del embarazo no se prolongue mas allá de las 41-42 semanas. 

Aunque el síndrome de aspiración de meconio es una complicación del parto que asusta a los padres, la mayoría de casos no son graves.  En la mayoría de los partos se utiliza el monitor fetal y el médico estará al pendiente cualquier signo que pueda indicar que el bebé ha aspirado meconio. Si un bebé aspira meconio durante el parto, el tratamiento se aplica inmediatamente.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 2 comentarios
Comentarios

Miembro   Consejera  

ya estoy proxima al parto y en estos momentos estoy super nerviosa lo unico que pido a Dios es ke mi bebé nazca en perfectas condiciones

Responder
Publicado el 13/09/12 dayanna vargas
Miembro   Consejera  

1

es decir que no hay manera de evitar que se de este síndrome??, aunque en el artículo dice que no son graves las consecuencias no deja de preocuparme..

Responder
Publicidad
Publicidad
Publicidad

Ultimas publicaciones

Publicidad
Publicidad