Publicidad
Publicidad

¿Qué hacer cuando tu hijo muerde? No es agradable que nos llame la maestra del colegio de nuestro pequeño para decirnos que nuestro hijo mordió a un compañerito. Pero no hay que angustiarse, este comportamiento no es poco habitual, seguramente gran parte de los niños que llegan al preescolar tienen algún evento de este tipo en su prontuario.

Muerde
Articulos relacionados

No es agradable que nos llame la maestra del colegio de nuestro pequeño para decirnos que nuestro hijo mordió a un compañerito.   Pero  no hay que angustiarse, este comportamiento no es poco habitual, seguramente gran parte de los niños que llegan al preescolar tienen algún evento de este tipo en su prontuario.

Para tranquilidad de los padres, a medida que los niños crecen, cada vez muerden con menos frecuencia.  Los mordiscos som mas comunes en situaciones donde hay muchos niños juntos como en la escuela o en el parque.

Los niños pueden morder si no son capaces de manejar una situación o si se sienten superados por el miedo, el enojo o la frustración, pero también pueden morder porque alguien les mordió a ellos. En esta etapa,  los mordiscos se suelen producir durante una pelea o  cuando se sienten agobiados.

 Un cambio importante, como un nuevo bebé en la familia o una mudanza también puede causar problemas emocionales que desembocan en este tipo de comportamientos.  Habrá ocasiones en que los niños muerden solamente para ver qué efecto tiene, porque están alborotados o excesivamente estimulados, o como expresión equivocada de afecto.

Lo más importante es saber que los niños no son agresivos y lo que están tratando de hacer mediante esta conducta es comunicarse.  Es fundamental comprender que  hay detrás de su comportamiento para conseguir que tu hijo lo abandone. 

 

¿Que hago cuando mi hijo muerde a otro niño?

 

  • Asegúrate que ambos estén bien y sepáralos para evitar que la situación vuelva a producirse.
  • Mantén la calma y explícale las consecuencias de su acción sobre el otro niño.
  • Ayuda y consuela a la víctima
  • Tómate un tiempo y habla con tu hijo de lo sucedido.  Intenta que exprese con palabras con que quiso decir a través del mordisco.
  • Previene y anticípate a las situaciones en las que tu hijo muerde. 
  • Vigila de cerca a tu hijo para adelantarte a la situación que desencadena tal conducta.
  • Nunca muerdas a tu hijo para enseñarle lo que se siente, ni siquiera de mentira.
  • Anima a tu hijo a acudir a un adulto cuando esté disgustado.
  • Habla con la maestra de tu hijo para que se mantenga alerta y pueda intervenir oportunamente.

 

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad