Publicidad
Publicidad

¿Qué es lo que tu bebé necesita de tí? La primera vez que tomamos en brazos a nuestro pequeño es un momento mágico, maravilloso e inolvidable. Desde ese momento comenzaremos a aprender como convertirnos en padres. Seguramente nos equivocaremos, seguramente el cansancio nos ganará, pero seguramente también recibiremos la recompensa más valiosa del mundo: el amor de tu hijo.

Bebe
Articulos relacionados
Últimos comentarios

La primera vez que tomamos en brazos a nuestro pequeño es un momento mágico, maravilloso e  inolvidable.  Desde ese momento comenzaremos a aprender como convertirnos en padres.  Seguramente nos equivocaremos, seguramente el cansancio nos ganará, pero seguramente también recibiremos la recompensa más valiosa del mundo: el amor de tu hijo.

Los recién nacidos necesitan mucho de sus padres, es más, no podrían sobrevivir sin el cuidado y el amor de un adulto.  Los bebés nacen con su cerebro “a mitad de construcción”, solo el 20% de su cerebro se ha desarrollado al momento del parto.   Es trabajo de los papás y las mamás lograr que ese cerebro se termine de formar durante la infancia.  Durante los próximos tres años se desarrollarán cientos de millones de sinapsis (conexiones entre neuronas).   Estos enlaces no solo son fundamentales para que el niño pueda ver, escuchar y moverse, sino que también para que desarrolle sus habilidades emocionales e intelectuales.

La manera en que los papás cuiden a sus hijos, tiene un impacto importante en la forma en que estas neuronas se conectan, y sienta las bases para el desarrollo psicológico del niño. Las características de la relación entre un bebé y su cuidador principal –ya sea la madre, el padre u otra persona- son claves.   Por una parte, el bebé está conociendo a su mamá, quiere que entienda lo que le pasa y cómo se siente. La madre también está conociendo a su pequeño y aprendiendo a descifrar y responder a sus señales. Esto se llama “sincronía” y  es el cimiento para un apego seguro. No siempre es fácil lograrlo, llevará tiempo y paciencia pero valdrá la pena el esfuerzo.

Pero, ¿qué es lo que los bebés esperan de sus padres?

 

1.- Conocimiento mutuo y cuidado permanente

Para conocer profundamente a tu pequeño, debes pasar mucho tiempo con él.   Por lo tanto, es trascendental para un recién nacido tener un “cuidador”  principal, que aprenda a leer sus señales y entender lo que él quiere. Esta necesidad de desarrollar un vínculo es tan básica, que los lactantes nacen con la capacidad de reconocer el olor de su madre e incluso las voces familiares que han escuchado desde el útero.

2.- Entorno continente y responsable

Desde el primer contacto visual, luego del nacimiento se establece un patrón de interacciones entre madre e hijo, un primer vínculo que sienta las bases para la conexión emocional entre ambos. Los recién nacidos se comunican con su mirada, y si una madre observa a su hijo, sabrá identificar cuando está cansado, con hambre, o angustiado. Luego sólo se debe tratar de responder a esas señales. Este proceso no siempre es automático, a menudo hay que aprenderlo y practicarlo, simplemente sentándose a mirar y conocer a tu bebé.

3.- Contacto físico

La piel es el órgano más grande del cuerpo, y el tacto un sentido uno de los primeros sentidos en desarrollarse en los bebés. Ellos nacen con la necesidad de contacto físico permanente, por lo tanto el contacto a través de masajes, caricias o simplemente tenerlos en brazos, les da a los pequeños seguridad y confianza.

4.- Estimulación

Desde el nacimiento, los bebés se benefician de tener instancias de movimiento, estimulación y exploración.  Estas experiencias benefician el desarrollo cerebral, por esto es importante proveerlos de juguetes y juegos, cosas para ver, tocar y escuchar. Pero también debes tener cuidado de no sobreestimular a tu bebé, ya que la excesiva motivación pueden estresar a los pequeños. El mejor juego para los hijos es la interacción con su familia.

5.- Amor y tranquilidad.

Al nacer los bebés tienen la capacidad de detectar posibles riesgos y amenazas a través de los cambios en el tono de voz.  Escuchar a su madre en un tono nervioso puede asustarlos.  Por esto es  importante evitar las discusiones o peleas delante de los niños. Presenciar situaciones de conflicto o violencia, es tan nocivo como recibir agresiones. Si esto sucediera de manera repetida, entonces el menor empieza a asimilar este estilo de relación, con graves consecuencias para su desarrollo emocional.

6. Higiene y alimentación

Mientras estaba dentro del útero tu bebé recibía todo a través de su cordón umbilical, pero ahora las cosas cambiaron  y tendrá sensaciones nuevas que tendrá que aprender a comunicar: hambre, saciedad, cólicos etc.

Poco a poco irás interpretando las demandas de tu bebé, su llanto sonará diferente cuando tiene hambre  y cuando necesita que lo cambien.

Estar atentos a sus requerimientos y satisfacerlas de manera adecuada, les ayudará a crecer felices y seguros.

No olvides que cada vez que tu bebé llora quiere comunicarte algo: hambre, sueño, necesidad de que lo cambies, cólicos, o simplemente que te extraña y quiere estar contigo.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 1 comentario
Comentarios

Publicado el 22/09/12 nathalya vaca
Miembro   Consejera   Adermicina  

MUY BUENOS CONSEJOS CUANDO TENGA MI HIJA CONMIGO Q SERA MUY PRONTO YO SE QUE SERE LA MAMA MAS CHOCHA, COMO DICE MI ESPOSO YO CIERVO PA SER MADRE PORQ SOY TODA UNA MAMITA CORAZON!!

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad