Publicidad
Publicidad

¿Qué es la displasia congénita de cadera? La displasia de cadera antes llamada luxación congénita de la cadera se trata de un desarrollo anormal de la articulación que hay entre el hueso del muslo (fémur) y la cadera, que provoca un desplazamiento del fémur hacia afuera (cuando llega a salirse totalmente se denomina luxación). Se produce antes del nacimiento, durante el parto o incluso poco después de éste.

Odparzenia-8c7e2da6308a67f0b25972677c7501f5_df6294
Articulos relacionados

La displasia de la cadera antes llamada luxación congénita de la cadera se trata de un desarrollo anormal de la articulación que hay entre el hueso del muslo (fémur) y la cadera, que provoca un desplazamiento del fémur hacia afuera (cuando llega a salirse totalmente se denomina luxación). Se produce antes del nacimiento, durante el parto o incluso poco después de éste.

Aparece en aproximadamente en 3 de cada 1.000 nacidos vivos y afecta  con más frecuencia a las niñas (suponen 8 de cada 10 casos) y a la cadera izquierda.

Se desconoce la causa , aunque se cree que pueden provocarla malas posturas del feto en el útero materno, la herencia familiar, el efecto de hormonas maternas, etc.

Se sabe que hay algunas circunstancias que aumentan las posibilidades de padecerla, como son: antecedentes de displasia de cadera en padres o hermanos, hipertensión arterial materna durante el embarazo, escasez de líquido amniótico durante el embarazo, embarazo prolongado, embarazo múltiple, parto por cesárea, parto en pelviana, recién nacidos muy grandes o muy pequeños, y otras.

 

Síntomas

Los síntomas son variables, dependiendo de cuando se produce, del grado de desplazamiento del fémur fuera de la cadera y de la edad del niño.

Hasta que el niño no deambula no se presentan síntomas,  por lo que debe ser sospechada y detectada por el pediatra en el exámen físico.

El niño tardará más tiempo en comenzar a andar y lo hará con una renguera o marcha de pato.  No suele aparecer dolor hasta después de los 5 años.

 

Diagnóstico

Desde el primer examen que se realiza a los recién nacidos en la sala de partos, y en las sucesivas visitas de control de niño sano, el pediatra explorará atentamente la forma y movilidad de las caderas del niño para detectar algún indicio de inestabilidad o desplazamiento. En ese caso se realizará una ecografía de las caderas (útil desde el nacimiento hasta los 3-4 meses de edad del niño) o una radiografía de caderas (a partir de los 4 meses de edad) para observar con detalle la articulación, enviando luego al niño al traumatólogo si fuera necesario.

 

Tratamiento

Depende de la gravedad del desplazamiento y de la edad a la que se diagnostique. Cuanto antes se diagnostique y antes comience el tratamiento, mejor será el resultado.  El objetivo será  recolocar el fémur correctamente en la cadera y mantenerlo así.

Desde el nacimiento hasta los 6 meses de edad esto se consigue mediante la colocación al niño de un arnés o sistema de correas que debe llevar colocado por encima de sus ropas de forma constante, durante varias semanas o meses (generalmente 2-4 meses), hasta que se compruebe la estabilidad de la cadera. Con este tratamiento y en niños menores de 6 meses, la curación se alcanza en un 90% de los casos.

Si la displasia de la cadera se diagnostica una vez que el niño ha comenzado a gatear (más allá de los 6 meses) o el uso del arnés no ha resultado efectivo, el tratamiento es mucho más complejo y en ocasiones puede requerirse realizar una intervención quirúrgica y mantener enyesada la cadera durante varios meses.  Este es un tratamiento prolongado y molesto que incluso a veces no resuelve correctamente y deja secuelas en el niño.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad

Ultimas publicaciones

Publicidad
Publicidad