Publicidad
Publicidad

¿Qué es el retraso del crecimiento intrauterino? Se llama retraso del crecimiento intrauterino (RCIU) cuando el feto presenta un peso inferior al que le correspondería para su edad gestacional. Por lo general, estos bebés tienen un bajo peso al nacer. No todos los fetos con bajo peso tienen un retraso patológico en su crecimiento, sino que algunos están genéticamente predeterminados.

Baby12
Articulos relacionados

Se llama retraso del crecimiento intrauterino (RCIU)  cuando el feto presenta un peso inferior al que le correspondería para su edad gestacional. Por lo general, estos bebés tienen un bajo peso al nacer.

No todos los fetos con bajo peso tienen un retraso patológico en su crecimiento, sino que  algunos están genéticamente predeterminados.  Solo un tercio de los bebés que son pequeños al nacer tienen RCIU. 

Los bebés con RCIU tienen más probabilidades de tener determinados problemas de salud.  Los problemas incluyen:

  • Dificultad para manejar el estrés de un parto vaginal.
  • Nivel bajo de azúcar en la sangre al nacer.
  • Menor resistencia a las infecciones.
  • Problemas para mantener la temperatura corporal.
  • Un recuento anormalmente alto de glóbulos rojos.
  • Mayor riesgo de muerte fetal intrautero.

Causas y factores de riesgo

El IUGR tiene diversas causas. Las causas más frecuentes es son:

  • Edades extremas
  • Baja talla y/o bajo peso de la madre
  • Embarazo múltiple
  • Aumento de peso inferior a 8 Kg.
  • Lapso entre embarazos menor a 12 meses
  • Hipertensión inducida por el embarazo
  • Anemia
  • Infecciones: rubéola, citomegalovirus, varicela. Micoplasma, Chlamydia, Toxoplasmosis, etc.
  • Malformaciones congénitas
  • Anomalías uterinas  o placentarias
  • Trombofilias
  • Hábito de fumar
  • Consumo de alcohol, Café y Drogas
  • Stress
  • Ausencia de control prenatal 

Diagnóstico y pruebas

Durante el embarazo, se realizan controles ecográficos para ver si el bebé está creciendo en forma normal.

Durante  la ecografía, se mide el tamaño de la cabeza, el abdomen y el fémur del bebé. Estas mediciones indicarán si el bebé está creciendo con normalidad. También se determinará la cantidad de líquido amniótico presente en el útero. El los bebés con RCIU el líquido amniótico tiende a disminuir.  Cuando se diagnostica RCIU el seguimiento ecográfico durante el embarazo se realizará en forma mas frecuente que lo normal.

Junto con el control ecográfico, tu médico te solicitará una ecografía doppler.  Este estudio evalúa la circulación fetal y determinará si tu bebé está recibiendo la cantidad de sangre adecuada o presenta algún riesgo al seguir dentro del útero.

Otra prueba que se puede realizar es el monitoreo fetal. Es una forma de controlar el bienestar del bebé dentro del útero, pero sólo tendrá sentido realizarlo en embarazos superiores a 33-34 semanas..

Tratamientos habituales

  • Reposo: el resposo en decúbito lateral izquierdo es el método más efectivo para favorecer el aumento del flujo sanguíneo hacia el útero.
  • Antiagregantes plaquetarios: aspirineta diaria (dependerá del obstetra)
  • Maduración pulmonar fetal (antes de las 34 semanas)
  • Mejorar las medidas generales: Prohibir el tabaco, cafeína, calmar la ansiedad de la mamá, llevar una dieta adecuada para mejorar el peso materno.
  • Tratamiento de la patología materna: hipertensión, anemia, etc.

Toma de decisiones

Tu médico deberá decidir cuando es el momento en el cual tu bebé tendrá mas beneficios por estar afuera que dentro del útero.  Ese será el momento en el cuál se interrumpirá el embarazo.  Los factores que deben tenerse en cuenta para esta toma de decisiones son: 

- El bebé dejó de crecer

- Los resultados de la ecografía doppler arrojan valores patológicos que indican que el bebé está en riesgo.

- La asociación con enfermedades que comprometen el flujo útero placentario como hipertensión y preeclampsia-eclampsia.

-Embarazo de término (mayor o igual de 37 semanas).

Evolución

Si no hay signos de problemas con su bebé durante el trabajo de parto, es adecuado tener un parto vaginal. Algunos bebés con RCIU no se encuentran en las condiciones óptimas para afrontar un parto vaginal, por lo cual se indicará una cesárea.

En general, los bebés con RCIU una vez que están fuera del útero recuperarán peso rápidamente.   Probablemente, en especial si el bebé nació en forma prematura, necesite permanecer internado hasta que pueden respirar y alimentarse con normalidad.

 

           

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad