Publicidad
Publicidad

¿Por qué mi pequeño no quiere comer ?

19pf8
Publicado en la comunidad Primer Bebé

Hacia el primer año de vida, los niños disminuyen su velocidad de crecimiento y por lo tanto es normal que disminuyan la cantidad de alimento que ingieren.

Algunos niños dejan de comer a los nueve meses y otros esperan hasta el año y medio o los dos años.   Este es motivo de preocupación de muchos padres que sienten que su hijo no come.

Durante el primer año, los bebés crecen  y aumentan de peso más rápidamente que en ninguna otra época de su vida extrauterina.

Durante el segundo año, en cambio, el crecimiento es mucho más lento: unos 9 cm de alto y un par de kilos. Según los cálculos de los expertos, los niños de año y medio comen un poquito más que los de nueve meses y los padres, que no están informados de este hecho, piensan que si con un año su bebé come determinada cantidad de alimento con dos años debería comer el doble. El resultado  una lucha infructuosa para que el bebé coma lo que los padres creen que debería comer.

 

La conducta alimenticia de los niños

Los padres pueden hacer mucho por educar correctamente a sus hijos en sus hábitos alimenticios, en su forma de comer, en su manera de demandar el alimento y en la percepción que tienen de la comida.

1.  Ambiente  agradable. La hora de la comida debe ser agradable y necesaria para el niño. Evita que la comida esté condicionada al castigo, si no vaca el plato.

2. Percepción de cantidad.  Sirve a tu hijo la cantidad de comida que necesita en función de su edad en el plato más grande. De este modo, percibirá que hay poca cantidad de comida dentro de su plato.

3. Autonomía. Puede motivarle poner la mesa, dejar que él mismo se sirva y que decida y tenga autonomía sobre sus gustos alimenticios.

4. Comer en familia. Siempre que puedas permítele que coma en familia para que se apropie de los hábitos alimenticios de los adultos, asimilando la conducta y los modelos de la familia.

5. Alimentación equilibrada. Permitirle escoger su menú puede influir en el éxito o en el fracaso de su alimentación. El éxito significa que el niño debe probar una variada cantidad de alimentos saludables para ir acostumbrando su paladar a distintos sabores.

6. Ofrece solo lo que necesita.  No pretendas que el niño coma la misma cantidad de alimento que un adulto.  Deja que el decida cuando es suficiente.

  

El bebé inapetente

A partir del mes 10 del bebé es muy común escuchar en los consultorios "mi bebé no come...".   La pregunta que les realizamos es: "¿El nene no come, o no come la cantidad de alimentos que le preparamos?". Para evitar problemas primero tenemos que diferenciar el bebé inapetente del bebé que no ingiere lo que uno quiere que coma.

El bebé inapetente es aquel que no quiere ningún alimento, no existe preparación que le guste y sólo consume leche o papilla. En cambio el bebé o niño que no come lo que quieren los adultos, es aquel que come de todo pero en su justa medida.

Es en esta situación cuando se debe ayudar en primera instancia a la mamá para que tome idea de la cantidad y la combinación de alimentos correcta. Se debe tener paciencia y entender que, hay días que comerá más y otros que comerá menos ya que no siempre tendrá el mismo apetito.

A continuación te daremos algunos consejos para que los bebés inapetentes puedan aceptar mejor su comidas:

Los gustos del bebé.  Seguramente hay comidas que al bebé le gustan más y otras que rechaza, por eso debes probar darle cantidades pequeñas de alimentos variados, evitando realizar mezclas irreconocibles a su paladar. El bebé debe aprender a degustar su comida de a una y con la preferencia de sabores, que de esta forma reconocerás, se sumará la cantidad de comida ingerida.

Condimentación de comidas.  La condimentación es relevante para que la comida pueda ser mejor aceptada.  Los sabores deben ser sabores suaves pero gustosos. Puedes usar todos los condimentos aromáticos como laurel, tomillo o nuez moscada. También puedes aderezar con poca sal y con aceite (mezcla o maíz). Los quesos son una buena opción para derretir sobre los purés o verduras ya que son un buen alimento y gustan en general a todos los bebés.

La comida y el postre.  Es sumamente importante el tiempo entre la comida y el postre. Lo correcto es dejar pasar unos 10 ó 15 minutos entre los mismos para que pueda cambiar el sabor y degustar lo que se le está dando.

Evaluación diaria de alimentación.  Repasa diariamente lo que comió y verás que su ingesta es adecuada.   Tal vez lo realice en forma fraccionada comiendo varias veces por día y no necesariamente en grandes volúmenes.  Recuerda que es solo un bebé y debe comer como tal.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

¿Qué opinas?

Publicidad
Loguéate para opinar sobre este tema

Publicidad
Publicidad
Publicidad