Publicidad
Publicidad

Pesadillas y terrores nocturnos: ¿qué hacemos? Las pesadillas y los terrores nocturnos pueden alterar el sueño de tu pequeño, impidiéndole descansar correctamente. Suelen aparecer hacia los 2 años pero su pico se produce entre los 3 y 6 años. El mejor remedio, tanto para unos como para otros es acudir rápidamente cuando tu hijo te llama, para que se sienta contenido y seguro.

Img_news_2012-07-31-1
Articulos relacionados
Últimos comentarios

Las pesadillas y los terrores nocturnos pueden alterar el sueño de tu pequeño, impidiéndole descansar correctamente.  Suelen aparecer hacia los 2 años pero su pico se produce entre los 3 y 6 años. El mejor remedio, tanto para unos como para otros es acudir rápidamente cuando tu hijo te llama, para que se sienta contenido y seguro.

Las pesadillas son sueños que producen miedo y son bastante frecuente entre los niños. La mayoría de las pesadillas suceden muy tarde en el período de sueño (generalmente, entre las 4 y las 6 a.m.). Es posible que tu niño se despierte y vaya contigo para que lo consueles. En general, tu hijo podrá decirte qué sucedió en el sueño y qué le produjo miedo.  Probablemente tendrá problemas para volverse a dormir y podría volver a tener el mismo sueño otras noches.

Algunos niños tienen un tipo de sueño diferente que produce miedo y  se llama "terror nocturno". Los terrores nocturnos se producen durante el sueño profundo (en general, entre la 1 y las 3 a.m.). Un niño que tenga un terror nocturno, a menudo, se despertará gritando, transpirado, agitado y con las pupilas dilatadas.. En este momento, es posible que tu pequeño todavía esté dormido con los ojos abiertos, estará confundido y podría no contestar cuando le preguntes qué sucede. Probablemente no será fácil despertar a tu hijo y que cuando despierte no recordará lo sucedido.  Es posible que los niños que tienen terrores nocturnos también caminen dormidos.

La frecuencia de las pesadillas y los terrores nocturnos disminuye a medida que tu hijo crece y generalmente desaparecen por completo durante la adolescencia.

En general, las pesadillas y los terrores nocturnos en los niños no están provocados por enfermedades mentales ni físicas.  Pueden producirse luego de un evento físico o emocional estresante. Si las pesadillas o los terrores nocturnos fueran muy frecuentes, podrían perturbar el sueño de su hijo y afectar sus actividades diarias.  

Si tu pequeño tiene terrores nocturnos, habla con él con calma y suavemente, e intenta que vuelva a la cama. No grites ni agites a tu hijo.

Los terrores nocturnos y el sonambulismo requieren que protejas a tu hijo durante el sueño procurando que tu hogar sea seguro.  Habla con tu pediatra sobre el tema.

Sigue una rutina regular antes de acostarlo. Genera actividades agradables, como leer, podrían ayudar a tu hijo a relajarse.

Procura que tu niño no llegue a la cama muy cansado.  La fatiga podría contribuir a los terrores nocturnos.

Si tu hijo está estresado o ansioso, habla sobre lo que lo está perturbando e intenta junto a él  crear un plan para manejar el estrés.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 2 comentarios
Comentarios

Miembro   Consejera  

4

Hola conoces el tema de la CRISIS DE LOS OCHO MESES.... seria bueno que leas acerca de eso!!! aunque veo que este post es viejo... por ahi sirva para otras personas.

Responder
Miembro  

hola una pregunta mi sobrina tiene un añito recien pero desde los 7 8 meses se levanta llorando de noche ella tiene terror nocturno es normal de tan chiquita?

Responder
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad