Publicidad
Publicidad

Peligro: el sindrome del bebé sacudido El traumatismo craneoencefálico por maltrato, también conocido como lesión cerebral traumática adquirida, o síndrome del bebé sacudido, es un tipo de traumatismo craneoencefálico provocado por maltrato.

Head_motion
Articulos relacionados
Últimos comentarios

El traumatismo craneoencefálico por maltrato, también conocido como lesión cerebral traumática adquirida, o síndrome del bebé sacudido, es un tipo de traumatismo craneoencefálico provocado por maltrato.

Este tipo de traumatismo puede estar provocado por golpes directos en la cabeza de un bebé o niño pequeño, por  dejar caer al bebé o por zarandarlo o sacudirlo. Los traumatismos craneoencefálicos son la principal causa de muerte por maltrato infantil.  La edad promedio de las víctimas oscila entre los tres y los ocho meses, aunque este tipo de lesiones se pueden detectar en niños de hasta cinco años.

 

¿Cómo ocurren estas lesiones?

Cuando alguien zarandea o sacude brusca o enérgicamente a un bebé o niño pequeño lo expone a un riesgo particularmente importante de lesionarse.

Los responsables de este tipo de lesiones suelen ser los padres o los cuidadores del niño. Los principales desencadenantes son la frustración o el estrés que experimentan mientras llora el bebé. Por desgracia, el hecho de zarandear o sacudir a un bebé puede tener el efecto deseado: aunque al principio el bebé llora más, después puede dejar de llorar a consecuencia de la lesión cerebral. 

Cuando alguien zarandea o sacude bruscamente a un bebé, la cabeza del niño rota de forma incontrolable al rededor del cuello debido a que los músculos de esta parte del cuerpo no están lo bastante desarrollados para sostener la cabeza. Un movimiento tan violento empuja al cerebro hacia delante y hacia atrás dentro del cráneo, rompiendo a veces vasos sanguíneos y nervios cerebrales y desgarrando el tejido cerebral. El cerebro puede chocar contra las paredes del cráneo, lo que provoca hematomas y hemorragias cerebrales.

La lesión puede ser incluso mayor cuando el episodio concluye con un impacto (golpe contra una pared o el colchón de la cuna, por ejemplo), debido a que las fuerzas de aceleración y deceleración asociadas al impacto son muy intensas. Después del episodio, la inflamación del cerebro provoca una enorme presión dentro del cráneo, comprimiendo vasos sanguíneos e incrementando la lesión en una estructura tan delicada.

El trato normal del bebé o niño pequeño, haciendo  rebotar suavemente sobre las rodillas, no provoca este tipo de lesiones. Es muy importante no zarandear ni sacudir nunca a un bebé en ninguna circunstancia.

El traumatismo craneoencefálico por maltrato a menudo provoca lesiones irreversibles. En el peor de los casos, el niño muere a consecuencia de las lesiones.

Los niños que sobreviven pueden presentar:ceguera parcial o total, pérdidas auditivas, convulsiones, retraso del crecimiento, déficit intelectual, dificultades en el habla y el aprendizaje, problemas de memoria y atención, retraso mental grave, parálisis cerebral

 

Signos y síntomas

En todo traumatismo craneoencefálico por maltrato, la duración y la intensidad del maltrato, la cantidad de episodios y el hecho de que haya o no un impacto implicado afectan a la gravedad de las lesiones del bebé. En los casos más violentos, los niños llegan al servicio de urgencias inconscientes, con convulsiones o en estado de shock.  Pero en muchos casos, los lactantes no reciben ningún tipo de atención médica si no presentan síntomas graves.

En casos menos graves, un niño que ha sido zarandeado o sacudido puede experimentar: aletargamiento, irritabilidad, vómitos, conductas de tragar y succionar deficientes, falta de apetito, ausencia de sonrisa o de vocalización, rigidez, convulsiones, dificultades para respirar, alteración de la conciencia

tamaño desigual de las pupilas, incapacidad para sostener la cabeza, incapacidad para enfocar o seguir el movimiento

 

Diagnóstico

Muchos casos de traumatismo craneoencefálico por maltrato llegan a los centros médicos sin síntomas evidentes.  En otras palabras, los padres o cuidadores no suelen relatar que el niño ha sufrido un traumatismo craneoencefálico o que alguien lo ha zarandeado o sacudido previamente por lo cual muchas veces pasan inadvertidos. 

En muchos casos, a los bebés que no presentan síntomas graves nunca los llevan al médico. Muchos de los síntomas menos graves, como los vómitos o la irritabilidad pueden remitir con el tiempo y pueden tener otras causas no relacionadas con el maltrato.

Lamentablemente, a menos de que un médico tenga motivos para sospechar maltrato infantil, los casos leves (donde el bebé parece aletargado, inquieto o no se alimenta bien) a menudo se diagnostican como enfermedades víricas o cólicos. Si no se sospecha el maltrato o se interviene adecuadamente en el entorno del niño, dando pautas a padres y cuidadores, estos niños pueden sufrir nuevos episodios de sacudidas, lo que agravará la lesión cerebral preexistente.

Si se sospecha un síndrome del bebé sacudido, el médico  buscará  los siguientes signos:

  • hemorragias en las retinas
  • fracturas craneales
  • edema cerebral
  • hematomas subdurales (acumulación de sangre que comprime la superficie del cerebro)
  • fracturas de costillas y de los huesos largos (de brazos y piernas)
  • hematomas en la cabeza, cara, cuello y/o pecho


Evolución  del niño

Las lesiones por maltrato tienen un carácter devastador ya que implican lesiones cerebrales de carácter global.

El desarrollo del lenguaje, de la vista, del equilibrio y de la coordinación motriz, que en gran medida ocurren durante los primeros meses de vida, es muy probable que queden afectados en los niños que sufren traumatismos craneoencefálicos por maltrato.

Este tipo de discapacidades es posible que requieran tratamiento intensivo de fisioterapia y terapia ocupacional para contribuir a que el niño adquiera las habilidades que habría desarrollado por sí mismo si su cerebro no hubiera sufrido lesión alguna.

  

Prevención del síndrome del bebé Sacudido

Los traumatismos craneoencefálicos por maltrato se pueden prevenir en un 100%. Un aspecto clave de la prevención consiste dar de conciencia sobre los peligros potenciales de zarandear o sacudir a un bebé o niño pequeño.

Aquí hay algunos trucos que se pueden intentar cuando el bebé llora:

Chequeo de necesidades básicas

Asegurarse de que las necesidades básicas del bebé están satisfechas: hambre, cambio de pañal, sueño, cólico, hambre, contacto con mamá. 

Comprueba que no esté enfermo

Controla su temperatura fiebre o encías inflamadas.  Si tuviera fiebre adminístrale un antitérmico y si estuviera cortando algún diente consulta con tu pediatra la posibilidad de administrarlle algún analgésico o utiliza un mordillo frío para disminuir la inflamación.

Expone al bebé al sonido blanco

Son sonidos rítmicos que se asemejen al constate zumbido y gorgoteo que se oye dentro del vientre materno, como el ruido de una aspiradora, un secador, una secadora de ropa, una bañera llenándose de agua o un CD de ruido blanco.

Succionar

Deja que el bebé tome el biberón o el pecho, o facilitarle un chupete

Arrullo

Envuelve al bebé en una manta o sábana bien ajustada para ayudarle a sentirse más seguro.

Balancea suavemente al bebé

Mécete en una mecedora, utilizando un columpio para bebés o dándole una vuelta en coche para reproducir el movimiento constante que experimentaba el bebé dentro del vientre materno.

Coloca al bebé sobre el costado izquierdo o boca abajo

Mientras lo sostienes en brazos y luego déjalo dormido boca arriba en la cuna o moisés.

Otras técnicas

Camina con él o utiliza las escaleras.

Cántale o háblale

Ofrécele un juguete que haga ruido.

Sacarlo de paseo, sea en su cochecito

Llamar a un amigo o pariente para que cuide del bebé mientras te tomas un respiro.

Si ninguna de estas recomendaciones funciona  y el bebé sigue llorando: colocalo en la cuna boca arriba, cierra la puerta de su habitación y vuelve a ver cómo está al cabo de 3 minutos.

Llama al pediatra si nada parecer ayudar al bebé y este no deja de llorar, por si alguna razón médica pudiera explicar su inquietud.

 

Para evitar los traumatismos craneoencefálicos por maltrato, los padres y cuidadores de bebés necesitan aprender a responder adecuadamente a su propio estrés. Es importante hablar con cualquier persona que vaya a cuidar de su bebé sobre el riego de zarandear o sacudir a un bebé y sobre cómo se puede evitar este tipo de episodios.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 10 comentarios
Comentarios

Miembro  

1

Muy bueno este articulo, sobretodo para mamis primerizas como yo q estamos a punto de enfrentar la aventura de ser mama por primera vez... =)

Responder
Miembro  

hola me preocupa mucho este articulo.. mi bebe cuando tenia 3 meses se cayo de la cama pero no se dio con la cabesita, ahora tiene 9 meses y hace 2 dias se cayo se la cama y no se si se golpio la cabesita, lo revice y no tenia signos de haberce dado con la cabesa, ¿lo debo llevar al pediatra y consultarle?

Responder
Publicado el 05/10/12 memoochoa_prinzezita_dixturbio
Miembro  

Hola me preocupa este articulo puesto que mi bebe de 1 año 9 meses se pegaba constantemente en la cabeza contra la pared y eso y hasta la fecha por los berrinches lo hace esto trae consecuencias?

Responder
Miembro  

2

Hola! tengo una duda, en el vientre materno puede producirse una lesión de estas características si yo me muevo bruzcamente o sólo ocurre una vez ha nacido el bebé?

Responder
Publicado el 27/06/12 paolab_3110
Miembro  

Mi bebe cuando era mas pequeño ( antes del año) le gustaba mucho tirarse hacia atras y caia de espaldas a su cunita ,lo hacia constantemente ,al hacerlo su cabecita se golpeaba en el colchon pero el feliz como sino ledoliera nada,esto tambien puede haberle provocado algo malo a mi bebe?

Responder
Publicado el 25/06/12 paohmtzrojas
Miembro  

Esto tambien puede ocurrir al jugar con el. A mi bebe le gusta jugar muy brusco y entre cosquillas hay mucho sangoloteo esto tambien puede provocarlo??

Responder
Publicado el 26/06/12 bebesencamino
Miembro   Cronista-de-experiencias   Lider-de-opinion   Alma-creativa   Amiga   Consejera   Consejera-experta   Ads-adermicina   Ads-adermicina   Ads-adermicina  

55

Hola, esto no ocurre por jugar con el bebé, esto solamente se produce con el zamarreo brusco del niño o con el impacto de la cabeza contra una superficie rígida. Saludos!

Miembro  

Buen Dia.. muy interesante la informacion solo me queda una duda.. este sindrome solo ocurre cuando se agita al bebe muy fuerte o puede creare al agitar un poco la cabeza accidentalmente, es que ayer intente cargar a mi bebe y solte su cabezita y al intentar detenerlo lo agite solo una de vez de arriba a abajo.. debo comenzar a preocuparme?

Responder
Publicado el 25/06/12 bebesencamino
Miembro   Cronista-de-experiencias   Lider-de-opinion   Alma-creativa   Amiga   Consejera   Consejera-experta   Ads-adermicina   Ads-adermicina   Ads-adermicina  

55

Hola! ninguna de estas lesiones se produce por el normal trato de un bebé. Saludos!

Miembro  

La información aportada es sumamente importante para todos.Me gusta mucho este sitió,me hace sentir acopmañada y segura en cada etapa que van cursando mis hijos.Desde ya muschas gracias.

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad