Publicidad
Publicidad

Mi hijo se chupa el dedo ¿debo preocuparme? El chupete se convierte en el sustituto del pecho materno o del biberón que le permite relajarse, entretenerse, sentirse seguro o simplemente, conciliar el sueño. Puede que el niño, cuando deja el chupete, intente suplir esa sensación placentera sustituyéndola por otro estímulo oral, su dedo pulgar.

Pennwell.web.500.333
Articulos relacionados
Últimos comentarios

El chupete se convierte en el sustituto del pecho materno o del biberón que le permite relajarse, entretenerse, sentirse seguro o simplemente, conciliar el sueño. Puede que el niño, cuando deja el chupete, intente suplir esa sensación placentera sustituyéndola por otro estímulo oral, su dedo pulgar.

La succión del pulgar es un hábito que suele durar tiempo. Se considera que la mitad de los niños que tienen la costumbre de chuparse el dedo lo hacen hasta los cinco años y que incluso puede durar hasta los doce.

Se denomina"succión no nutritiva"  a la acción de chuparse  el dedo o succionar el chupete u otro objeto.  Desde la semana 13 de gestación este reflejo se hace presente en los bebés y se extiende durante el primer año de vida.

Luego del año de vida, cuando desaparece el reflejo de succión, representa un acto de compensación frente al miedo, inseguridad o falta de adaptación al medio que lo rodea. 

Dependiendo  de varios factores como la intensidad, frecuencia, duración en horas de cada episodio y de cuánto se prolongue con relación a la edad (mas allá de los 4 años)  pueden originarse importantes alteraciones del crecimiento facial y dentario. 

Las alteraciones mas frecuentes causadas por el hábito de chuparse el dedo son: 

- Deformación en las encías, dientes y paladar. Toda la dentadura del niño se ve afectada e incluso la musculatura facial y bucal. Al introducir el pulgar en la boca, éste presiona el paladar. El movimiento del chupeteo del dedo va empujando el paladar hacia arriba y éste va deformando el arco del paladar. Esta deformación se llama paladar ojival.

-La succión continuada y el movimiento del dedo produce a su vez el desplazamiento de los incisivos hacia delante afectando al cierre bucal, también llamado maloclusión, que deja una abertura entre las dos arcadas dentales por donde tiende a salir la lengua, esto es, en términos odontológicos, mordida abierta.

 -La succión del pulgar obliga a toda la musculatura facial y bucal a adaptarse. El odontopediatra, será el profesional encargado de corregir el problema físico-bucal, pero será necesaria la colaboración familiar y del niño para eliminar el hábito.

 

 -Es frecuente que el paladar ojival favorezca las alteraciones en el lenguaje, concretamente dislalias. La dislalia es la dificultad de pronunciar los sonidos de la /t/, /d/ y /l/. En caso de no corregirse espontáneamente sería conveniente acudir a un logopeda para estimularle la dicción de los fonemas antes mencionados.

 

  

¿Cuándo debería preocuparme?

Si tu bebé tiene menos de una año no debes hacer nada ya que es absolutamente normal.

Si tu niño ya tiene mas de un año, es importante que trates de identificar la causa del por qué se chupa el dedo como por ejemplo hambre, aburrimiento, ansiedad, sueño, o alguna situación particular. Una vez que identificas el motivo podrás  distraerlo con algo alternativo. Si tiene hambre puedes darle alguna galleta o snack, si tiene sueño llévalo a dormir la siesta, si lo hace cuando mira la televisión distráelo y juega con él, etc...

Si tu niño tiene mas de 4 años, explícale que el dedo no debe ir a la boca y para recordarlo coloca una cintita o banda adhesiva en cada uno de sus pulgares e incentívalo con algún tipo de recompensa.  Puedes recurrir al fluido amargo que venden en las farmacias (también sirve para los niños que se muerden las uñas). Explícale que es una manera de recordarle que no debe meterse el dedo en la boca. 

Si abandona este hábito antes de los 5 años, cuando se inicia la dentición definitiva, probablemente  la corrección de los defectos será espontánea o precisará alguna corrección sencilla.  Pero si persiste probablemente deberá realizar un tratamiento de ortodoncia prolongado.

Recuerda que no es buen momento empezar el cambio de conducta cuando nuestro hijo atraviesa algún momento delicado como puede ser el inicio escolar, el nacimiento de un hermano, etc.  Es importante tenerlo en cuenta para empezar con suficiente tiempo de antelación o posponerlo prudentemente. 

Es importante que consultes al odontólogo o acudas a una foniatra si no corrige las dislalias para evitar problemas de lenguaje ya que el niño, a esta edad, escribe como habla.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 3 comentarios
Comentarios

Publicado el 08/05/15 jandresherrerav
Miembro  

Chupé dedo hasta los 11 años... Nunca tuve problemas con los dientes. Sin embargo aun apoyo mi mano sobre la boca para tranquilizarme y darme seguridad... Tengo 38 años!!!

Responder
Miembro  

Buenas, te cuento que me paso lo mismo con mi hija de 2 años y medio y le teniamos que dar antibioticos por la llaga que se le formaba en su dedo pulgar. Probe con un dispositivo dedono: que compre en argentina y en 20 dias se le fue el mal habito http://www.dedono.com.ar/ Espero te sirva! Saludos

Responder
Miembro  

mi hija tiene 2 años y medio y se chupa el dedo nose q hacer para q lo deje...espero q puedan ayudarme...gracias..

Responder
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad