Publicidad
Publicidad

Mi bebé no quiere ir con nadie: ¿mamitis aguda? Rondando el año y medio, quizás un poco antes los niños pueden atravesar una etapa en la que solo quieren estar con mamá. Esta etapa, ha recibido el nombre coloquial de "mamitis aguda", nuestro pequeño no se sentirá seguro con nadie más, ni siquiera con papá.

75020283-1
Articulos relacionados
Últimos comentarios

 

Rondando el  año y medio , quizás un poco antes los niños pueden atravesar una etapa en la que solo quieren estar con mamá. Esta etapa, ha recibido el nombre coloquial de "mamitis aguda", nuestro pequeño no se sentirá seguro con nadie más, ni siquiera con papá. 

No es que rechace a  papá, pero está pasando por una etapa en la que mamá le brinda seguridad y a partir de esa seguridad podrá lanzarse a explorar otras relaciones.

Necesitará un poco de ayuda para poder confiar en otros y eso lo conseguirá pasando tiempo con más gente, pero sabiendo que mamá está ahí para cualquier cosa. Sin prisa, y sobre todo sin forzarlo,  tu bebé volverá a recobrar la confianza en otras personas.

A pesar que entre los 10 y los 18 meses, los niños empiezan a ser más autónomos: ya pueden andar, explorar la casa o pedir lo que quieren, necesitan a sus padres con la misma intensidad que cuando eran bebés. De ahí que busquen algo a que agarrarse y si es la mano de mamá, perfecto!  Pero a no desesperar, esta será una etapa pasajera que durará poco tiempo.

También el hecho de conocer gente nueva, puede requerir  que mamá esté cerca para darle la seguridad que necesitan, y poco a poco comprenda que puede confiar en otras personas además de mamá.

Algunas circunstancias, como la llegada de un hermano, pueden disparar este cuadro,  ya que el  único método que conocen para llamar la atención es dejar que todos sus cuidados (desayuno, lavado de dientes, hora de dormir...) recaigan únicamente en manos de mamá.

Otro gatillador frecuente es  la reincorporación de mamá al trabajo luego de una licencia prolongada, la "mamitis" será casi imposible de evitar.   Lo más conveniente es ir preparando al niño para que la separación no sea traumática.

Otros cambios como una mudanza o una nueva niñera, pueden generar que el niño se vuelva más dependiente de mamá, por lo cual el decidirá  que nadie más que ella puede ocuparse de su atención.

 

Papás, a no preocuparse!

 

Los especialistas afirman que a esta edad el pequeño todavía no es consciente de que negándose a estar con su padre podría estar castigándole o haciéndole sufrir, aún no tiene la capacidad de empatía, no puede ponerse en el lugar del otro.

Tu bebé se siente inseguro y, por ahora,  con mamá todo más fácil. Por eso es importante no darle mucha importancia a esta etapa y, ante estos desplantes,  actuar como si nada hubiera pasado.

 

¿Soluciones?

 

La mayoría de los padres viven esta etapa con angustia, pero hay algunas cosas que podemos ir haciendo para aliviar la situación.

Quienes deban o quieran quedarse al cuidado del niño deberán generar cierta confianza y autonomía y que así deje de sentir inseguridad cuando no está con su madre.

Es importante que aprenda a jugar él solo,  que mamá inicie el juego, por ejemplo a colocar bloques, y poco a poco vaya dejándolo solo continuar con esta tarea.  Es fundamental para esto que lo dejes en un lugar seguro donde no pueda lastimarse.   Háblale frecuentemente, que sienta que estás ahí aunque no estás pegada a él. 

Tiéntalo a hacer cosas con los demás.   Deja que papá lo bañe, le de su cena, o lo lleve de paseo, es importante que compartan ese momento a solas.   Ese momento debe ser especial, dejando las tareas más rutinarias para mamá.

No lo presiones cuando llegan visitas a casa, cuantos más esfuerzos hagan todos por intentar agradar y vincularse con el pequeño, más se aferrará a mamá.  No lo  fuerces a saludar ni ir con personas en quienes él no confía.    Es mejor entrar suavemente, y ganarse su confianza sentándose a jugar con él y mamá durante algún rato.    Poco a poco, cuando se encuentren a gusto y dejen de sentirse "vigilados", se relajarán. Mientras tanto, mejor dejarles su espacio.

Los niños que desde pequeños están acostumbrados a quedarse tiempo con los abuelos, los tíos, u otros cuidadores, suelen ser más independientes. También pasan por esta etapa, pero tienen más recursos para superarla.

Mamá deberá encargarse de asegurar que el pequeño desarrolle su autonomía,  es bueno que él haga todo lo que pueda hacer solito, estimulándolo y brindándole seguridad.  A  medida que tu pequeño crezca las tareas que puede realizar por su cuenta serán cada vez más.

Los niños van aprendiendo a separarse de sus padres. Pero también los padres tienen que aprender a separarse de sus hijos. Si los adultos se toman esa separación con calma, transmitirán tranquilidad y seguridad a sus hijos y todo resultará más fácil.   Al igual que en la adaptación escolar, lo mejor es que la separación madre-hijo sea gradual.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 2 comentarios
Comentarios

Publicado el 05/03/13 ana_orecastro_09
Miembro  

hola mi hija tiene año y un mes y esta muy pegada a mi tanto asi q no deja q nadie la toque a ella y a mi si me tocan ella trata de pegarles y si no puede me pega a mi y eso me preocupa porque ni con su papa se deja cargar y ni deja que me toque eso me preocupa mucho pero nose si sera normal

Responder
Publicado el 02/03/13 danahizleal
Miembro  

hola mi hija tiene 2 años y 5 meses y esta muy apegaa a mi a veces q no quiere nada con nadie sino conmigo y eso me preocupa sera normal x el tiempo q tiene

Responder
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad