Publicidad
Publicidad

Mamás estresadas, ¿cómo recuperar el equilibrio? Cuando eres mamá y tienes cientos de tareas que atender, es fácil llegar a sentirse agobiada, cansada, estresada. Pero aunque a veces no lo parezca, para encontrar un equilibrio entre las distintas áreas de nuestra vida no hace falta introducir cambios radicales.

385284_533066383381179_41022294_n
Articulos relacionados

 Cuando eres mamá y tienes cientos de tareas que atender, es fácil llegar a sentirse agobiada, cansada, estresada. Pero aunque a veces no lo parezca, para encontrar un equilibrio entre las distintas áreas de nuestra vida no hace falta introducir cambios radicales. El equilibrio es algo que comienza dentro de ti, independientemente de las circunstancias, y se refleja de adentro hacia afuera. 

Aquí hemos preparado algunas ideas sencillas que pueden ayudarte a alcanzar esa armonía interior que a veces parece imposible de alcanzar.

Cuídate

Además de procurarte unos minutos de paz cada día, es importante que intentes descansar lo suficiente, alimentarte bien y cuidar tu salud. Cuando estamos muy cansadas o agobiadas, incluso los problemas más insignificantes se convierten en una verdadera pesadilla.   En cambio, cuando te sientes descansada y centrada, puedes ver las cosas en perspectiva y encontrar soluciones donde antes no veías nada. Tratarte bien, cuidarte, es una forma de llenarte de energía y de centrarte, para poder manejar mejor cualquier problema.

 

Saca tiempo para ti

Una de las primeras cosas que sacrificamos cuando estamos demasiado ocupadas es el tiempo que nos dedicamos a nosotras mismas. En cambio dedicamos cada minuto a ocuparnos de los demás, cumplir con nuestras tareas y aumentar nuestra productividad.   Pero con el tiempo esto no hace sino agotarnos aún más, y terminamos sintiéndonos incluso más agobiadas. Para vivir una vida equilibrada, tener unos momentos de tranquilidad cada día es absolutamente indispensable.  Basta con unos pocos minutos. Una mamá relajada es mucho más paciente y receptiva.

 

Sé flexible

Una de las principales causas del estrés son las expectativas demasiado elevadas.  A todos nos pasa de vez en cuando tenemos una imagen mental de cómo deberían ser las cosas y luego nos frustramos cuando las circunstancias no concuerdan con nuestra imagen.  Mantén tu mente flexible. En otras palabras, aprende a soltar cualquier expectativa que se aleje de la realidad y déjate llevar. Cuando tienes una mentalidad flexible, puedes manejar los problemas de una forma mucho más eficaz, porque no estás atada a  una idea falsa de cómo deben ser las cosas. 

 

Estos pequeños cambios internos pueden crear una gran diferencia en tu forma de sentir. Será conveniente que también puedas examinar tus circunstancias externas e introducir pequeños cambios que te ayuden aún más en tu búsqueda del equilibrio.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Más información sobre:

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad