Publicidad
Publicidad

¿Los papás pueden sufrir de depresión post parto? Son muchas las cosas que cambian cuando el bebé llega a casa. La rutina que el hombre conocía, simplemente ya no es posible. Cambia la relación con la pareja, y las pocas horas de sueño suelen generar tensiones y cambios en el humor de ambos padres

Badwithbub
Articulos relacionados

La adaptación a la paternidad es un tema del que se habla poco. La llegada del bebé representa un cambio para ambos miembros de la pareja, no sólo para la mujer, quién por ser la que afronta los cambios físicos naturales del embarazo, cobra un protagonismo casi único hasta el nacimiento del bebé. Luego, el protagonista pasa a ser el niño, por lo que el padre queda siempre relegado a un papel secundario… pero no menos importante. 

Son muchas las cosas que cambian cuando el bebé llega a casa. La rutina que el hombre conocía, simplemente ya no es posible. Cambia la relación con la pareja, y las pocas horas de sueño suelen generar tensiones y cambios en el humor de ambos padres. Muchos hombres, culturalmente, encuentran difícil expresar sus emociones, por lo que comienzan a sentir que no tienen la capacidad de cuidar y contener a la mamá y al bebé. Las presiones y el mayor trabajo que hay que hacer en casa, pueden exceder sus recursos de afrontamiento al estrés, sumado a la presión económica debido a los gastos extras que genera el bebé y a la preocupación por no bajar el rendimiento en su empleo.

Los papás también necesitan apoyo emocional durante esta etapa. Es muy importante poder hablar con la pareja acerca de estas preocupaciones, y elaborar la idea de que ahora ambos conforman un equipo de apoyo y responsabilidad mutuos, hacia ellos y el nuevo integrante de la familia.

Las estadísticas muestran que, aproximadamente, el 10% de los hombres se deprimen luego del nacimiento del bebé, aunque son muy pocos los que realizan una consulta a un especialista en el tema. Es muy importante poder reconocer los síntomas y aceptar que hay un problema, en vez de intentar negarlo o ignorarlo.

Los síntomas más frecuentes son:

        -Ansiedad

        -Cambios en el estado de ánimo (tristeza o irritabilidad)

        -Pérdida de la capacidad de disfrutar (incluso al bebé)

        -Sentimientos de enojo hacia la pareja o el bebé

        -Sentimientos de culpa

        -Sentimientos de vacío y soledad

        -Tener dificultades en el trabajo, especialmente debido a la falta de concentración.

        -Incrementar la ingesta de bebidas alcohólicas, cigarrillos o comida.

Si bien muchos casos leves revierten solos, demoran más tiempo en hacerlo que con la ayuda de un profesional, causando consecuencias en la relación con la pareja, mayores tasas de divorcio, un empobrecimiento en la relación con el bebé y en la calidad de vida de todos los miembros de la familia. Sin embargo, la depresión también puede ser una patología incapacitante, llevando en sus formas más severas al suicidio, por lo que es de suma importancia realizar un tratamiento a tiempo.

Lic. María Cecilia Veiga

ProMamás

 

Banner-promamas

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad