Publicidad
Publicidad

Lo que aprendemos desde antes de nacer Sin dudarlo, la mayoría respondería que los bebés comienzan a aprender el día en el que nacen. Sin embargo, el aprendizaje comienza mucho antes de lo que nosotros pensamos, comienza en el vientre materno, la madre y su entorno ejercen sobre el feto una tremenda influencia que determinarán el inicio del desarrollo de su personalidad.

Fetus
Articulos relacionados
Últimos comentarios

Sin dudarlo, la mayoría respondería  que los bebés comienzan a aprender el día en el que nacen.  Sin embargo, el aprendizaje comienza mucho antes de lo que nosotros pensamos, comienza en el vientre materno.

Recientemente se han realizado una gran variedad de hallazgos sobre el periodo prenatal. Esos descubrimientos han generado gran emoción entre científicos, aunque revertían creencias establecidas sobre el momento en que empezamos a absorber y a responder a la información en nuestro entorno.

 

¿Cómo se produce el aprendizaje desde el vientre materno?

Los resultados comprueban que mucho de lo que una mujer embarazada se encuentra en su vida diaria (el aire que respira, la comida y las bebidas que consume, los químicos a los que está expuesta, incluso las emociones que siente) es compartido de alguna forma con el feto. Esos factores forman una mezcla de influencias tan individuales e idiosincráticas como la misma mujer. El feto asume esas contribuciones maternas como información, o como lo llaman los investigadores: postales biológicas del mundo exterior.

Al atender esos mensajes, el feto aprende a responder preguntas cruciales para su supervivencia: ¿Nacerá en un mundo de abundancia o de escasez? ¿Estará seguro y protegido, o enfrentará constantes peligros y amenazas? ¿Tendrá una vida larga y fructífera o una corta y hostil?

La dieta y el nivel de estrés de la mujer embarazada proveerán pistas importantes sobre las condiciones que lo rodean. Los cambios resultantes en el cerebro del feto y otros órganos son parte de lo que da a los humanos su enorme flexibilidad, su habilidad de prosperar en ambientes tan variados como la fría tundra en Siberia y los pastizales en la sabana en África.

El reconocimiento de que el aprendizaje en realidad empieza antes del nacimiento nos lleva a una nueva e impactante concepción del feto, de la mujer embarazada y de la relación entre ambos.

El feto, sabemos ahora es una criatura activa y dinámica, que responde y se adapta para prepararse al mundo al cual entrará. La madre no es una incubadora pasiva y tampoco es una fuente de daño inminente para su feto, sino una poderosa y generalmente positiva influencia sobre su hijo antes de que nazca. Y el embarazo no es una espera de nueve meses, sino un periodo crucial en sí mismo.

Este periodo crucial se ha vuelto un prometedor nuevo objetivo en la prevención y aumenta las esperanzas de superar enfermedades mediante intervención antes del nacimiento, al enseñar a los fetos las lecciones correctas mientras están en el útero.

 

¿Cómo puede una mujer embarazada comunicar a su bebé lo que necesita saber?

Los científicos sugieren que si estás embarazada, consumas pescado, pero asegúrate que sea del tipo bajo en mercurio: los ácidos grasos omega3 en la comida de mar están asociados con mayor inteligencia verbal y mejores habilidades sociales en los niños. Haz ejercicio: investigaciones sugieren que los fetos se benefician de la actividad física de su madre. Protégete de las toxinas y de los contaminantes, que están relacionados con defectos de nacimiento y menor coeficiente intelectual.

No te preocupes mucho por el estrés pero trata de evitar situaciones que  te expongan a vivir momentos desagradables.  Busca ayuda si piensas que puedes estar sufriendo de depresión: las mujeres pueden tener partos prematuros, los bebés de mujeres depresivas son más propensos a tener poco peso al nacer, pueden ser más irritables y tener más problemas para dormir. Y finalmente, come chocolate: está asociado con menor riesgo de sufrir de una condición de alta presión arterial conocida como preeclampsia.

Cuando sostenemos a nuestros bebés por primera vez, los imaginamos limpios, sin conocimientos de este mundo y sin marcas de vida, pero de hecho ellos ya han sido formados por el mundo y por nosotros, sus padres.

Extraído de “How life in the womb shapes who we become”.   Annie Murphy Paul

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 3 comentarios
Comentarios

Miembro  

2

Me gusta mucho el chocolate ya no me querían dejar porque nacería con "hiperactividad" pero ya tengo con que defenderme. Creo que el pescado sera mi problema pues no lo comía antes de embarazarme y no lo como trate pero simplemente me causo muchos problemas. Eso si mi bebe es muy activo

Responder
Miembro   Consejera  

esta información es realmente buena, no sabia lo del chocolate, lo comere con mayor frecuencia.

Responder
Miembro   Consejera  

1

Me encantó este artículo! Traté de cuidarme mucho durante el embarazo, lo que quizás no pude evitar es a veces estar algo nerviosa por el trabajo o por las complicaciones que tuve en los 8 meses de gestación, pero SIEMPRE estuve feliz y ansiosa por la llegada de lautaro, quien fue esperado y recibido con muchísimo amor. El es un bebé super saludable y se lo ve feliz!!! cariños a todas

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad