Publicidad
Publicidad

Las vacunas durante el primer año de tu bebé Los primeros doce meses de tu bebé son de especial cuidado. Entre ellos, está la aplicación de las vacunas. Las vacunas sirven para estimular al sistema inmunológico y producir defensas específicas para enfermedades de las que buscamos protegernos.

Vaccino-bambini3

Las vacunas durante el primer año de vida

Los primeros doce meses de tu bebé son de especial cuidado. Entre ellos, está la aplicación de las vacunas.  Las vacunas sirven para estimular al sistema inmunológico y producir defensas específicas para enfermedades de las que buscamos protegernos.

A continuación te contamos cuales son las vacunas obligatorias durante el primer año de vida, para que puedas charlar con el pediatra y sacarte todas las dudas sobre la vacunación de tu hijo.

El calendario de vacunación puede variar de país en país pero en líneas generales las vacunas que se aplican son las mismas y a la misma

RECIÉN NACIDO

Hepatitis B, primera dosis: Esta aplicación debe realizarse dentro de las primeras doce horas de vida. La vacuna de la Hepatitis B los protege contra esta enfermedad infecciosa que implica la inflamación del hígado y puede, por ejemplo, evolucionar hacia una hepatitis crónica. Los efectos adversos son generalmente leves y limitados a la zona de inyección y consisten en hinchazón, enrojecimiento y dolor.

BCG: Esta vacuna protege al bebé de la Tuberculosis y resulta efectiva para prevenir las formas severas de esta enfermedad. Puede administrarse desde el nacimiento siempre que el bebé supere los 2 kg. de peso y actualmente esta es la única dosis que se debe aplicar. Es común que después de 14 días de aplicada se forme un nódulo en el bracito. Este puede ulcerarse y transformarse luego en una cicatriz, proceso que puede durar de 3 a 6 meses. Esto se resuelve sin tratamiento y sólo debe limpiarse con agua y jabón, como siempre con el visto bueno del pediatra.

A LOS 2 MESES:

Sabin oral, primera dosis: Es una vacuna contra la poliomielitis (también llamada parálisis infantil). Se administra por boca, es muy bien tolerada y prácticamente no tiene efectos adversos. Se recomienda un ayuno de media hora antes y después de la vacunación. Y en caso de que fuera vomitada dentro de los 10 minutos posteriores a la vacunación puede reintentarse una vez más en ese mismo día.

Cuádruple Bacteriana, primera dosis: La vacuna Cuádruple Acelular protege contra la Tos convulsa, Tétanos e infecciones como la otitis, neumonías, meningitis, artritis, especialmente en menores de 5 años. Se aplica vía intramuscular en el muslo del bebé o en el brazo si se aplica en niños. Esta vacuna suele tener efectos adversos. Frecuentemente se da hinchazón, enrojecimiento, dolor y nódulo que puede permanecer varias semanas. Se puede aplicar compresas frías sobre la zona afectada. Además, puede llegar a aparecer fiebre e irritabilidad dentro de los tres primeros días posteriores a la aplicación que se reducen con antitérmicas que el pediatra puede recomendar. Consulta al pediatra si esto ocurre.

Hepatitis B, segunda dosis: Esta vacuna es el refuerzo de la primera dosis que se aplica al bebé recién nacido con más de dos kilos de peso.

Estas tres vacunas (cuádruple bacteriana, antipoliomielítica, Hepatitis B) pueden reemplazarse por la vacuna combinada Séxtuple o la Quíntuple mas la Sabin oral.

Vacuna conjugada antineumocóccica, primera dosis: La vacuna antineumocócica actúa contra el Neumococo, bacteria responsable de infecciones tan frecuentes como las otitis, y también de meningitis, grave enfermedad que puede dejar en un 50% de los casos secuelas neurológicas graves.  Esta vacuna, tiene una efectividad que supera el 90% contra el neumococo.

Anualmente se producen 50.000 neumonías (con una mortalidad del 6%), 500 meningitis neumocócica (con una mortalidad del 25%), y cerca de 400.000 casos anuales de otitis media.  Según datos de la OMS, en los países en vías de desarrollo, mueren más de un millón de niños menores de 5 años a causa de una enfermedad neumocócica. La enfermedad se transmite de persona a persona a través de vías aéreas.

Es muy importante la inmunización, debido a la creciente resistencia de los antibióticos, que plantea serios problemas en el tratamiento de estas enfermedades.

Puede aparecer fiebre, malestar general, enrojecimiento y dolor en el área donde fue aplicada la vacuna. Los síntomas suelen desaparecer a las 24 ó 48 horas después de su aplicación.  No se deben vacunar a los niños que padecen alguna enfermedad con fiebre superior a los 38 °C, como por ejemplo la neumonía.

A LOS 4 MESES:

Vacuna conjugada antineumocóccica, segunda dosis; Sabin oral, segunda dosis y Cuádruple bacteriana, segunda dosis.

También pueden reemplazarse por vacunas combinadas Quíntuple o Séxtuple, bajo la supervisión del pediatra.

A LOS 6 MESES:

Sabin, tercera dosis, Cuádruple bacteriana, tercera dosis, Hepatitis B, tercera dosis.

La vacuna séxtuple es una opción que incluye a todas las vacunas que corresponde dar a los 6 meses.

Vacuna antigripal: primera dosis y refuerzo: Previene la gripe y sus complicaciones, causadas por los virus de Influenza tipos A y B (incluye cepas pandémica). Las vacunas se preparan para cada año y región según las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.   Todos los años en los meses previos a la temporada invernal. Se aplica a partir de los 6 meses de vida, sin límite de edad. Desde los 6 meses los niños deben recibir la vacuna y un refuerzo a los 30 días posteriores que solo se aplica cuando el bebé recibe la vacuna por primera vez. Mayores de 9 años reciben una única dosis. Reacciones adversas

 Poco frecuentes, las más comunes se observan en el sitio de aplicación: enrojecimiento, inflamación, induración y dolor. Ocasionalmente pueden ocurrir síntomas de tipo gripal de corta duración, incluyendo fiebre. Ceden espontáneamente a las 24-48 horas.

Luego de la vacuna, si aparece fiebre utilizar el antitérmico recomendado por el médico.

A LOS 12 MESES:

Vacuna conjugada antineumocóccica, refuerzo.

Triple viral, primera dosis: Esta vacuna protege a tu bebé contra Sarampión, Paperas y Rubéola. Se aplica vía subcutánea en la parte superior del brazo.

Recomendaciones generales:

En general, la aplicación de ninguna vacuna mencionadas es aconsejable durante procesos febriles agudos o en casos de antecedentes de reacciones alérgicas a dosis previas de esa misma vacuna.

Como siempre, es muy importante que cuentes con la palabra y consejos de tu pediatra que te seguirá acompañando en los momentos de los refuerzos a los 18 meses, a los 6, 11 y hasta los 16 años.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad