Publicidad
Publicidad

La importancia del sueño en tu bebé El sueño es esencial para vivir y, particularmente a los bebés y a los niños, les ayuda a crecer y a desarrollarse adecuadamente. Cuando los niños no duermen lo suficiente se generan: irritabilidad, hiperactividad, pobre rendimiento escolar y falta de atención.

00000011
Articulos relacionados
Últimos comentarios

El sueño es esencial para vivir y, particularmente a los bebés y a los niños,  les ayuda a crecer y a desarrollarse adecuadamente.

Cuando los niños no duermen lo suficiente se  generan: irritabilidad, hiperactividad, pobre rendimiento escolar y falta de atención.

Los patrones de sueño del bebé cambian a medida que crece, por esta razón  es importante que los papás estén al tanto de sus necesidades y etapas evolutivas, y a su vez se adapten a las diferencias individuales de cada niño y familia.

No hay que olvidar que los cólicos, la dentición, los resfríos, las enfermedades, los cambios en las rutinas, la escolarización y los diferentes eventos a los que estamos expuestos diariamente tanto los padres como los hijos, pueden afectar de alguna manera, el sueño de los niños.

El recién nacido pasa la mayor parte de su tiempo comiendo y durmiendo, y cuando necesita descansar lo hace en cualquier lado (en el cochecito, en brazos, en la sillita).

Alrededor de los tres meses, comienza a cobrar importancia la incorporación de hábitos, uno de ellos es el descanso. Es buen momento para enseñarles rutinas diarias, con las cuales les brindaremos seguridad y familiaridad a la hora de dormir.

Si bien cada niño necesita su particular tiempo de descanso, hay patrones de necesidades estipuladas por edades. Por ejemplo, los niños de uno a tres años necesitan dormir entre once y catorce horas en todo el día, incluida la siesta. Los niños de tres a cinco años, entre once y trece horas, y los de cinco a doce años, entre diez y doce horas.

A lo largo de la historia, el dormir fue y sigue siendo  un tema muy controvertido que ha  generado  teorías y puntos de vista diversos.

Hay algunos ítems sobre los que hay acuerdo y consenso:

  • Vestir al niño cómodo,  acorde a la temperatura ambiente, y no taparlo con frazadas pesadas con las que se pueda enredar.
  • Evitar comidas y bebidas estimulantes en la cena.
  • Ir bajando la actividad gradualmente.
  • Establecer el momento del baño previo a acostarse.
  • Contar historias, leer cuentos, o escuchar música tranquila.
  • Darle masajes.
  • Facilitar la elección de un muñeco o manta para que el niño duerma con él.

Hay otros puntos de vista más discutidos:

  • ¿Dormir en brazos o  dormir solo?
  • ¿Dormir en la cama de los padres o en la suya?
  • ¿Dormir en el cuarto de los padres o en el propio?
  • ¿Con televisión?
  • ¿Dejarlo llorar o evitar que lo haga?
  • ¿Ofrecerle leche cuando se despierta durante la noche?
  • ¿Dejarlo que se pase a la cama de sus padres?

Seguramente hemos escuchado y hablado con pediatras, psicólogos y otros padres sobre los distintos métodos para dormir a los bebés y a los niños.

También habremos escuchado relatos sobre bebés que duermen muchas horas seguidas, y otros que se despiertan reiteradas veces.

Desde la psicología, queremos destacar que cada bebé y niño tiene sus necesidades particulares como, así también, sus padres.  Que presenten dificultades para dormir no significa que el niño sea manipulador ni que los padres sean malos padres.

Basarse en expectativas realistas ayuda a ocuparse eficazmente de los problemas.   Y, más allá del método que en cada casa se practique, rescatemos el valor que representa el descanso para toda la familia.

 

Lic. Verónica Tamburelli

ProMamás

Banner-promamas

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 2 comentarios
Comentarios

Miembro   Consejera  

5

ES CIERTO MI BEBE TIENE CASI 5 MESES PERO EL A PARTIR DE LOS 3 MESES EMPEZO CON SU RUTINA DE SUEÑO Y DUERME ABRAZADO DE UN PELUCHE EL CUAL SI NO LO TIENE CEFCA NO PUEDE DORMIR Y DUERME ABRAZADO DE EL TODA LA NOCHE AL IGUAL LAS SIESTAS LAS CUALES YA TIENE SU HORA EN LA CUAL LAS TOMA ESPERO ASI SIGA Y NO CAMBIEN

Responder
Publicado el 17/05/12 maría de la co
Miembro  

Muy bueno el artículo! totalmente de acuerdo en que un recién nacido necesita rutina. A mi bebé lo empecé a acostumbrar a una rutina desde el 2do mes (a las 20 hs baño cantando siempre la misma canción, luego pecho y termina en la cuna, dormido o no), durante casi 2 meses fuimos súper rígidos en mantenerla cueste lo que cueste... y hoy, con casi 7 meses ya se banca cierta flexibilidad (reuniones, cenas afuera). Pero todavía no pude crearle una rutina con las siestas... y ahí es cuando su humor a veces es más intermitente. :(

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad