Publicidad
Publicidad

La importancia del juego de imitación en los niños El juego de interpretación se inicia entre los 18 y los 24 meses y se prolonga durante la primera infancia. Los expertos insisten en la importancia de estimularlo porque es la base de la creatividad y favorece muchos aspectos del desarrollo.

Amelias-kitchen-r43y
Articulos relacionados

El juego de interpretación se inicia entre los 18 y los 24 meses y se prolonga durante la primera infancia. Los expertos insisten en la importancia de estimularlo porque es la base de la creatividad y favorece muchos aspectos del desarrollo.

Desde pequeños, a través de la imitación, los niños comienzan a repetir lo que hacen los adultos y los animales.  Este juego que se inicia a tan temprana edad, se prolonga durante la etapa preescolar y primera infancia.  La primera manifestación de la repetición de personajes se da a través de sonidos, gestos y movimientos comunes que adquieren de sus padres como aplaudir, saludar, etc. Luego, comienzan a crear mundos imaginarios donde hablan solos y representan varios personajes que hacen parte de una misma historia.  

Con su imaginación desbordante, los niños son capaces de "meterse en la piel" de aquellos a quienes imitan.  Los niños, animados por juguetes que les acercan un sinfín de escenarios y personajes tanto reales como de ficción, se transforman en hadas, superhéroes, pilotos de carreras... Y cuando esto sucede, dejan volar su creatividad, esa cualidad que tanto vale la pena estimular.

No existen perdedores

Para resultar divertidos, en los juegos de imitación en los que participan varios niños tiene existir la  colaboración y poca competición. Ellos mismos deben resolver las aventuras que idean y no hay otra forma de hacerlo si no es con apoyo mutuo, cooperación, tolerancia y diálogo.

 

Comprenden el mundo de los adultos

Los niños, a través de la imitación, copian lo que hacen los mayores (cocinan, se conviertes en mamá o papá, conducen un automóvil o hablan por teléfono..). Así, satisfacen la curiosidad de interactuar con objetos o realizar actividades que por su edad no les son accesibles.

 

Solo basta la imaginación

Para simular ser un personaje de ficción o representar una profesión no hacen falta ningún elemento especial.  Cualquier ramita de árbol puede transformarse en varita mágica,  cualquier trapo puede convertirse en capa y  una fila de sillas puede volverse un ómnibus. 

 

Estimula la empatía

El juego de roles les ayuda a entender los sentimientos de los demás. Cuando interpretan a mamá,, al doctor o a la maestra actúan y reaccionan como lo haría el personaje elegido.

 

Libertad para crear

En este juego no hay reglas que seguir, se puede jugar en cualquier momento y en cualquier lugar.  Solo se necesita ser creativo.   ¡El juego es libre!

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad