Publicidad
Publicidad

La ansiedad en el embarazo después de la infertilidad Mientras que muchas mujeres pueden relajarse y llevar normalmente el embarazo adelante, dejando atrás el período de infertilidad, otras no logran adaptarse fácilmente al cambio que representa estar embarazadas, y comienzan a desarrollar emociones de ansiedad y miedo que pueden perdurar hasta el momento del parto.

Draft_lens8645421module75290431photo_1261422857black-white-wedding-cakes
Articulos relacionados
Últimos comentarios

Después de mucho tiempo de búsqueda de ese bebé tan deseado, recibimos el resultado positivo del test de embarazo. Mientras que muchas mujeres pueden relajarse y llevar normalmente el embarazo adelante, dejando atrás el período de infertilidad, otras no logran adaptarse fácilmente al cambio que representa estar embarazadas, y comienzan a desarrollar emociones de ansiedad y miedo que pueden perdurar hasta el momento del parto.

Un embarazo después de la infertilidad no siempre es la dulce espera.  Los niveles de estrés al que estuvo sometida esa pareja con los procedimientos de Reproducción Asistida, no desaparecen cuando el médico les confirma el embarazo.

El embarazo es un nuevo comienzo e implica acomodarse física y psicológicamente a un nuevo estado, donde hay síntomas, miedos, riegos y estadísticas diferentes. Todo es desconocido, hasta los médicos son otros. La incertidumbre, “un viejo amigo” de quienes pasaron por tratamientos por infertilidad, sigue presente.

Las mujeres pueden desarrollar emociones contradictorias, aún cuando el embarazo sea completamente normal. Por un lado, se sienten contentas por haber llegado a la meta de poder concebir; por el otro, sienten miedo por la posibilidad de perder el embarazo. El horizonte del parto todavía está muy lejos, faltan unos “eternos” nueve meses que pueden teñirse de preocupación excesiva. Todo este mecanismo de ansiedad patológica también genera mucho enojo, porque les impide poder disfrutar y conectarse con este embarazo tan deseado como hubieran querido.

Estas son algunas cuestiones a las que debemos prestarle atención.

  • ¿Vivo gran parte del día preocupada, con pensamientos negativos y catastróficos?
  • ¿Realizo chequeos (como por ejemplo, ir al baño continuamente a mirar si no hay sangre en la ropa interior, o realizar consultas médicas por síntomas que resultan ser normales, etc.)?
  • ¿Siento que paso mucho tiempo pendiente de mi cuerpo?
  • ¿Frecuentemente confundo síntomas normales del embarazo y pienso que son signos de potenciales situaciones de peligro o amenaza?
  • ¿Tengo síntomas de ansiedad (como tensión muscular, sensación de ahogo, taquicardia, un estado de alerta constante, etc.)?
  • ¿Siento que no estoy disfrutando del embarazo?

Si haz respondido a varias de estas preguntas afirmativamente, es posible que debas realizar una consulta con un psicólogo perinatal, para poder elaborar esta etapa de la mejor manera y vivir un embarazo saludable. 

Banner-promamas

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 1 comentario
Comentarios

Publicado el 09/05/12 gabriela tulli
Miembro   Consejera  

1

hola!!! yo siento ansiedad de ver crecer semana a semana a mi bebe, quiero q mi panza crezca , sentir a mi bebe moverse. y tenerlo en mis brazos.... ayer justamente cuando todo mi embarazo marchaba bien aparecio un sangrado que resultos ser un desprendimiento... por suerte mi bebe esta bien y es muy pequeño el desprendimiento... pero tengo mucha fe en Dios que mi bebe va nacer sano y fuerte! me encanta la pagina! cada dia aprendo mas y me asesoro. saludos

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad