Publicidad
Publicidad

Influencia materna en la personalidad del bebé Varios estudios demuestran la teoría de que la personalidad de un bebé se crea durante el primer año de vida de éste. Desde ya, que a medida que crezca se irá desarrollando más, pero los meses vividos dentro del vientre materno y su primer año de vida junto a su mamá son decisivos a la hora de sentar las bases de la personalidad.

163607398932659349rlcvlzg9c
Articulos relacionados
Últimos comentarios

 

Varios estudios demuestran la teoría de que la personalidad de un bebé se crea durante el primer año de vida de éste.  Desde ya, que a medida que crezca se irá desarrollando más, pero los meses vividos dentro del vientre materno y su primer año de vida junto a su mamá son decisivos a la hora de sentar las bases de la personalidad.

Por todo esto es que el rol de la madre es tan especial  e importante  para el futuro del bebé. Sus propias vivencias y sensaciones, así como su comportamiento durante este tiempo, sentarán las bases para la formación de su personalidad.

Un estudio realizado en la Universidad de Chicago junto con la Universidad de Indiana, ha evidenciado cómo la forma en que interactúa la madre con el bebé el primer año está relacionada con el comportamiento posterior que tendrán los niños entre los 4 y los 13 años.

En este estudio, se analizaron a 1.863 bebés y sus madres para determinar que el temperamento de los bebés sumado a la estimulación recibida durante este periodo ayuda a determinar futuros problemas de comportamiento.

Algunas de las conclusiones de este estudio fueron:

 -Los niños menos caprichosos y los más predecibles en sus reacciones tuvieron menor riesgo de conductas conflictivas en el futuro (como por ejemplo mal comportamiento escolar).

 -Lo mismo sucedió con los niños que no habían sido atendidos adecuadamente en sus demandas y aquellos que habían recibido bajos niveles de estimulación cognitiva por parte de las madres.

 -Los niños que habían recibido la aplicación de un ligero castigo físico presentaron problemas de conducta más severos posteriormente.

En otro estudio realizado con bebés de 9 meses en la Universidad de Murcia  mostró que los hijos de madres con tendencia a la extroversión manifestaban mejor tono emocional, mayor nivel de actividad y emitían un mayor número de vocalizaciones ante personas y objetos, mientras que la introversión materna se relaciona  con la propensión hacia el malestar del niño en presencia de personas extrañas.

Todos estos estudios confirman  que  además del factor genético es fundamental criar  a nuestro bebé  desde el amor y el afecto, siendo esta la  mejor estimulación que puede recibir para predisponer a los niños a ser mejores personas.

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Hay 2 comentarios
Comentarios

Publicado el 27/08/12 maricela neri r
Miembro  

1

Excelente! Toda madre debe tener en cuenta esto, gracias!!

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad