Publicidad
Publicidad

La intromisión de la familia en la crianza de los niños La crianza no es tarea fácil. Nos coloca frente a un rol que estrenamos el mismo día que nace el bebé y muchas veces nos encontramos en la tarea de ser padres tan desvalidos e inseguros como el pequeño que tenemos enfrente

Blog1
Articulos relacionados
Últimos comentarios

La crianza no es tarea fácil. Nos coloca frente a un rol que estrenamos el mismo día que nace el bebé y muchas veces nos encontramos en la tarea de ser padres tan desvalidos e inseguros como el pequeño que tenemos enfrente. La crianza implica tomar decisiones casi todo el tiempo. Pequeñas, grandes decisiones que van marcando el camino de nuestro hijo.

Contar con la ayuda de la familia extendida (abuelos, tíos, padrinos, etc.) es importante para aliviar la carga de responsabilidad y aprender de la experiencia de otros padres que han pasado por lo mismo.

Sin embargo, lo que debería ser una ayuda, a veces se convierte en un obstáculo.

Una vez escuché a alguien decir “Si te molesta que la gente opine de tu panza estando embarazada, espera a que nazca el bebé…”.

¡Cuán cierto! Los comentarios y consejos (y también críticas) se multiplican y parecemos rodeados por niñeras expertas. Todo el mundo parece saber exactamente qué hacer, excepto uno. Todos tienen la mejor receta para que el bebé duerma, o para que no llore, o para cargarlo mejor… Y cuando el niño es más grande, todos saben cómo exterminar los caprichos, cómo hacer que se quede quieto, cómo lograr que coma toda la comida, etc.

Es sorprendente cómo, la mayoría de las veces, la queja más frecuente es sobre las personas más cercanas a los papás. Sus propios padres, suegros, hermanos o cuñados son quienes más cerca están, y quienes más suelen interferir en decisiones que les corresponden a los padres del niño. Se genera una especie de competencia que consiste en qué opinión seguir. ¿La de los padres, la de los familiares o la del doctor?

La manera en la que se involucran los familiares durante el embarazo suele ser una medida bastante exacta de lo que harán luego, cuando nace el bebé. Para prevenir situaciones conflictivas, durante el embarazo es conveniente hacerles saber a las personas que te rodean que aprecias su opinión, pero que las decisiones finales las tomarán la mamá y el papá.

El nacimiento de un niño y sus primeras semanas son el momento cuando se generan nuevos vínculos entre las generaciones de padres y abuelos… o bien, el momento cuando ciertos hábitos negativos se cristalizan. Muchos tíos y abuelos ven al bebé como una parte de sí y se involucran demasiado, olvidando (debido al entusiasmo…) que el bebé no es suyo y que deben dejar el control a quienes verdaderamente les corresponde: los nuevos padres. Obviamente, estas situaciones generan un malestar que altera la dinámica familiar.

La comunicación lo es todo. En primer lugar, la comunicación con la pareja. Es necesario poder consensuar qué reglas y qué límites serán útiles en esta nueva familia. Si ambos miembros de la pareja se muestran unidos y de acuerdo con las decisiones que toman, será más sencillo limitar las críticas o conductas de terceros.

Es bueno recordar que hay maneras de decir lo que pensamos sin agredir al otro, y sin generar consecuencias que puedan dañar la relación. Los papás podemos no estar seguros de lo que hacemos, pero no podemos ignorar por qué hacemos lo que hacemos, y por qué tomamos las decisiones que tomamos. Uno aprende a ser padre, muchas veces, a través de los errores. Los papás tenemos todo el derecho de aceptar o rechazar estos consejos o críticas desinteresados. Si el miembro de la familia que está intentando entrometerse en la crianza de nuestro hijo no modifica su conducta, tendremos que hablarle firme y directamente, y decirle que serán la nueva mamá y el nuevo papá quienes decidan, porque esa es su responsabilidad como padres.

 

Lic. María Cecilia Veiga

ProMamás

 

 

 

Banner-promamas

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 5 comentarios
Comentarios

Miembro  

hay si a mi me pasa que mi suegra se la pasa opinando y todo lo sabe y a veces me fastidia eso.

Responder
Miembro   Consejera   Consejera experta  

13

Si.. a mi mme pasa.... mi mama es de gran utilidad..es seca... pero mi suegra..uyy... es un fastidiooo... no se si sere yo la pesada..pero me enferma ke opine..siento ke durante el embarazo tras sus intromisione..le tome un cierto rechazo.... a veces trato de obviar sus comentarios..pero me estresa..pfffffff

Responder
Miembro  

1

Me resulta de gran ayuda la opinión de mi madre,pero siento que ve a mi futura hija como si fuera suya, no me deja elegir el nombre,ni las ropas,ni que el padre participe,aunque ya he hablado y le he dejado en claro que las cosas cuando nazca serán diferentes,que las decisiones sobre mi hija las tomaremos mi pareja y yo.

Responder
Miembro   Amiga   Consejera   Consejera experta  

11

interesante articulo... siempre hay alguien que quiere "opinar" y termina imponiendose... es bueno marcar los limites desde el principio, tanto para el bebe, como para el resto de la familia...

Responder
Miembro   Consejera  

3

Si la verdad se entrometen demasiado desde ya durante el embarazo a mi inclusive me paso que dijeron que habia ocultado mi embarazo por el simple hecho de no contarle a mis parientes, yo creo que el embarazo es algo intimo ,algo muy personal de la pareja, y una elije a quien comentarle esta hermosa experiencia ,porque una siente quien lo celebrara y quien sacara conclusiones negativas ... entonces yo en mi caso, elijo con quien comentar mis dulzuras dia a dia con mi bebè en camino...y si es toda una lucha de mantenerse firmes y demostrarles a los demas que las desiciones las tenemos los papis, no ellos...

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad