Publicidad
Publicidad

Enfermedad celíaca en los niños: 10 síntomas para estar atentos La enfermedad celíaca es una intolerancia del niño o adulto al gluten y más concretamente a una de sus fracciones proteicas o componentes, llamada gliadina. El gluten forma parte de las proteínas del trigo. Estos pacientes tienen también intolerancia, aunque en menor grado, a otras proteínas contenidas en otros cereales como: centeno, cebada y avena.

Child-eating-field
Articulos relacionados

La enfermedad celíaca es una intolerancia del niño o adulto al gluten y más concretamente a una de sus fracciones proteicas o componentes, llamada gliadina. El gluten forma parte de las proteínas del trigo. Estos pacientes tienen también intolerancia, aunque en menor grado, a otras proteínas contenidas en otros cereales como: centeno, cebada y avena.

Se trata de una intolerancia permanente, es decir, se mantiene durante toda la vida.  Aparece en personas que tienen predisposición genética a padecerla. Se sabe que la enfermedad celíaca aparece con más frecuencia entre miembros de la misma familia.

¿Qué efectos produce?

Esta intolerancia produce una lesión característica de la mucosa intestinal o capa que recubre el intestino: se produce una atrofia de las vellosidades del intestino, o destrucción en mayor o menor grado de las zonas del intestino donde tiene lugar la absorción de los alimentos. La característica que define a esta atrofia es que es reversible, es decir que el intestino se normaliza, cuando se inicia la dieta sin gluten.

¿Cuál es la causa de la intolerancia al gluten?

La causa por la que se produce esta intolerancia es desconocida. Aunque se intenta explicar de varias formas, la más aceptada en la actualidad, es que existe una alteración en la respuesta inmunitaria o de "defensa " del paciente celíaco.

El sistema de defensa de los enfermos reconocería como "extraño" o no perteneciente al organismo, al gluten, y produciría anticuerpos o "defensas" contra el mismo. Estos anticuerpos producirían la lesión del intestino con destrucción o atrofia de su mucosa (capa interior del intestino), produciéndose una alteración de la digestión, absorción de los alimentos, con la consiguiente pérdida de los mismos, que explican los síntomas digestivos de estos enfermos. 

La sintomatología de la celiaquía es difícil de detectar en los niños por varios motivos: primero, porque los síntomas no son constantes, y pueden aparecer unas veces sí y otras no; segundo, muchas veces no está claro que alimentos contienen gluten y cuáles no y tercero, la enfermedad  tiende a presentarse sin previo aviso, incluso después de años consumiendo alimentos con gluten.

Síntomas

Aunque los síntomas pueden presentarse antes incluso de los tres años, la mayoría de niños no son diagnosticados hasta los nueve. El diagnóstico precoz es fundamental para poner freno a la enfermedad, y evitar que se produzcan daños más graves sobre el intestino del niño.

Como papás, debemos estar atentos a los síntomas característicos de la enfermedad, y ver si se presentan o no con el transcurso de los años.

Los diez síntomas más frecuentes son: 

1. Dolores abdominales o calambres. En los niños pequeños es difícil de distinguir este síntoma y muchas veces puede traducirse como fastidio o irritabilidad.

2. Distensión abdominal, gases o sensación de tener el abdomen hinchado.

3. Cambios en las heces de manera frecuente, como diarrea o estreñimiento.

4. Náuseas y vómitos después de haber comido.

5. Falta de apetito.

6. Aumento del nivel de cansancio o fatiga, así como falta de ganas para salir a jugar o hacer cosas junto a otros niños.

7. Pérdida de peso repentina. Algunos niños presentan dificultades para ganar peso de manera normal.

8. Crecimiento por debajo de lo normal comparado con otros niños de su edad.

9. Úlceras en la boca de manera recurrente y daños en el esmalte de los dientes.

10. Aparición de dermatitis herpetiforme, una enfermedad cutánea que aparece exclusivamente en las personas celíacas, y que se suele traducir en eczemas en las rodillas, los codos o los glúteos.

 

Al cabo de un tiempo, los niños celíacos pueden desarrollar otros síntomas a nivel emocional, como irritabilidad o falta de concentración, debido a las molestias propias de la enfermedad y a la incapacidad del intestino para absorber algunos nutrientes, y que podría afectar a sus niveles de vitamina B12.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad