Publicidad
Publicidad

El estrés en los niños: ¿podemos ayudarlos? Con frecuencia escuchamos en los medios de comunicación o en la vida diaria el término estrés. Sin embargo, generalmente se lo asocia a cuestiones o problemáticas de la vida adulta. A pesar que la infancia es considerada una época de disfrute y juego, supuestamente libre de “problemas”, los niños pueden padecer estrés

152178823
Articulos relacionados

Con frecuencia escuchamos en los medios de comunicación o en la vida diaria el término estrés. Sin embargo, generalmente se lo asocia a cuestiones o problemáticas de la vida adulta.

A pesar que la infancia es considerada una época de disfrute y  juego, supuestamente  libre de “problemas”, los niños pueden padecer estrés.

El término estrés hace referencia a las demandas del medio ambiente y a las estrategias que utilizamos para hacerles frente.

Cuando la demanda es excesiva y/o no contamos con recursos suficientes para afrontarla, se pone en marcha un mecanismo de activación del sistema nervioso que, a la larga, genera síntomas y malestar convirtiéndose en estrés crónico.

Hay muchas situaciones vitales que pueden generar estrés en los niños, como por ejemplo: el nacimiento de un hermanito, una mudanza, el divorcio de los padres, la muerte de un familiar, tener excesivas presiones escolares, el exceso de actividades, entre otras.

 A pesar de esto, es importante destacar que cada niño reacciona frente a las demandas y presiones del entorno de manera única y personal.

La aparición de la respuesta de estrés dependerá del estímulo o la situación desencadenante, pero también de la personalidad del niño, de su edad, de los recursos de afrontamiento que posea y de su entorno familiar y social.

Es importante que los papás estemos atentos a la aparición de síntomas de estrés o ansiedad en nuestros hijos, así como a cualquier cambio significativo de conducta. Entre otros, los síntomas más frecuentes de estrés son: irritabilidad, retraimiento, tristeza, nerviosismo, alteraciones en los hábitos alimentarios y de sueño.

Aquí te dejamos algunos consejos para ayudar a tus hijos a afrontar mejor las situaciones estresantes:

  • Saber escuchar: darle a nuestros hijos la posibilidad de que nos cuenten sus preocupaciones y problemas y escucharlos con atención.
  • Ayudar a poner en palabras lo que tu hijo siente: muchas veces los niños no saben expresar claramente sus sentimientos, en estos casos podemos demostrar que lo entendemos guiándolo para que pueda expresarlos.
  • Aplicar un criterio de resolución de problemas: una vez que sabemos qué le pasa y cómo se siente, es importante ayudarlo a que piense diferentes estrategias para resolver la situación.
  • Poner límite a las situaciones que junto has identificado como generadoras de estrés en tu hijo. (ej. reducir actividades extra-escolares, si son generadoras de estrés)
  • Realizar actividades reforzantes y gratificantes: que ayuden a tu hijo a relajarse y a disfrutar.

Si a pesar de todo, los síntomas de estrés persisten, es importante consultar un psicólogo especializado, quien mediante técnicas específicas ayudará al niño a aumentar su autoestima, generar mayores recursos de afrontamiento y controlar el estrés.

 

Lic. Florencia Puccio

ProMamás

 

 

Banner-promamas

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad