Publicidad
Publicidad

El control médico del bebé durante el primer año Aunque tu bebé se encuentre perfectamente bien de salud, debe ser controlado periódicamente por el médico. El pediatra efectuará el seguimiento médico de tu niño, vigilará que se desarrolle normalmente y responderá a todas tus inquietudes.

Drepturile-si-obligatiile-asiguratilor_1
Articulos relacionados

Aunque tu bebé se encuentre perfectamente bien de salud, debe ser controlado periódicamente por el médico. El pediatra efectuará el seguimiento médico de tu niño, vigilará que se desarrolle normalmente y  responderá a todas tus inquietudes.

En la maternidad, las puericultoras  y las nurse ofrecen los primeros consejos sobre los cuidados y la alimentación que deben proporcionarse al recién nacido. Una vez en casa, los flamantes papás se quedan  solos y, en ocasiones, sentirán   que estas enseñanzas no fueron suficientes, por lo que necesitarán  contar con el apoyo de un médico.

 La elección del pediatra

 

Elegir un pediatra no es un tema menor.    Además de las sugerencias que aportan los familiares y amigos, ciertos elementos sirven de guía en la elección: la competencia del médico; su disponibilidad y la proximidad al domicilio, ya que es necesario saber que podremos verlo rápidamente en caso necesario.   Es fundamental que el bebé sea examinado con regularidad y, si es posible, siempre por el mismo médico.

 

El seguimiento médico del niño

Es importante elegir el médico que va a controlar a tu bebé regularmente. Gracias a una supervisión personalizada, el pediatra sabrá valorar con precisión el estado de salud del bebé y si está creciendo y evolucionando según lo esperado.  La relación de confianza que se establece con los padres debe permitirles plantear todas las dudas que se les presentan,  pero así también deberán seguir los consejos indicados y comprender la evolución de las necesidades del niño.

 

¿Cada cuanto consultar?

 Es aconsejable llevar al recién nacido al médico durante la primer semana de vida  una vez que abandonamos la maternidad  y, a partir de entonces, una vez al mes durante el primer año de vida. Después, bastará una visita cada dos o tres meses hasta que el niño cumpla dieciocho meses. Luego las consultas serán algo más espaciadas, cada seis a doce meses hasta que cumpla los tres años.

En cada visita, el médico supervisará el desarrollo físico y psicomotor del niño, lo pesará y lo medirá, y valorará  sus reacciones ante determinados estímulos en función de su edad.     También detallará las indicaciones en materia de alimentación y, si es necesario, indicará  complementos vitamínicos.   Además, indicará las vacunas  cuando corresponda.

 

Evaluación del crecimiento del bebé

La parte fundamental del seguimiento médico consiste en la supervisión del crecimiento del niño. El crecimiento se evalúa comparando, visita a visita, las medidas que el médico anota regularmente: la talla, el peso (que se analiza siempre en función de la talla) y el perímetro craneal. Estos datos numéricos se reflejan en un gráfico en forma de curva. Es básico que la curva de crecimiento del niño sea regular y se mantenga con ciertas variaciones alrededor de la media. La talla y el peso de cada niño aumenta a un ritmo distinto, por lo que no existen unos valores «normales», sino un margen de medidas dentro de las que se sitúa el 95% de la población. Cualquier medición puntual carece de significación. Aunque parezca que nuestro niño come poco o que es más pequeño que otros niños de su edad, no hay que inquietarse si su curva de crecimiento se mantiene regular.  Por el contrario, una disminución prolongada de la altura (o, al contrario, un estirón fuerte), o una alteración en la curva del peso (en más o en menos) son señales que el pediatra deberá tener en cuenta.

 

La alimentación del niño

Durante la consulta, el pediatra responderá a todas las preguntas respecto a la frecuencia y cantidad de leche y/o alimento que se debe dar al niño.  También aconsejará sobre el tipo de leche que conviene al lactante en caso de que necesite alimentación complementaria.   Cuando la alimentación del bebé empieza a diversificarse (a partir del 5to o 6to mes), el médico proporcionará las indicaciones necesarias (los momentos oportunos y las cantidades aconsejadas) para introducir en su menú las primeras papillas de cereales y de verdura, la carne, el pescado, los huevos y los lácteos.

 

La vacunación

El pediatra seguirá con atención el calendario de vacunación. La obligatoriedad de algunas vacunas varía de un país a otro. Algunas son necesarias para que el niño tenga acceso a la escolarización, mientras que otras simplemente se aconsejan.

 

 

.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad
Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad