Publicidad
Publicidad

Descubre cuál es tu estilo de crianza Cuando se habla de crianza nadie tiene la última palabra. Descubre cuál es tu modelo de crianza ¿tienes alguno definido?

6-14_abi_hearing_test_609_-_copy
Articulos relacionados

Estudios realizados sobre  desarrollo infantil  han identificado que durante el proceso de formación de los niños se imponen 4 modelos de crianza, esto son el autoritario, el permisivo, el democrático y el no afectivo.


Estos cuatro estilos de crianza son


AUTORITARIO:  la forma  de crianza de los hijos pueden ser muy rígidos y estrictos. Los padres que practican este estilo de crianza tienen un estricto conjunto de reglas y expectativas, y exigen una obediencia rígida. Si las reglas no se siguen, el castigo es la forma más utilizada para asegurar la obediencia. Generalmente, no hay explicación de la los castigos . El ”Porque yo lo digo" es una respuesta típica cuando se cuestiona la autoridad.   Los niños criados en un hogar autoritario son menos alegres, taciturno y cada vez más vulnerable al estrés. En muchos casos, estos niños también demostraron una hostilidad pasiva.


DEMOCRÁTICA: se basa en el refuerzo positivo y el uso poco frecuente del castigo. Los padres son más conscientes de los sentimientos de un niño y de sus capacidades, por lo que tienden a facilitar el desarrollo de la autonomía del niño dentro de límites razonables. En este estilo de crianza existe una atmósfera de dar y recibir fundamentada en la comunicación entre padres e hijos. En el estilo de crianza DEMOCRÁTICO, se observa procesos de negociación tanto para establecer controles como para recibir apoyo  mutuo. Las investigaciones demuestran que este estilo es más beneficioso.


PERMISIVA: o indulgente se hace popular cada día y suele confundirse permisividad con afecto.   En estos entornos familiares la libertad de un niño y su autonomía son valoradas y los padres tienden a basarse principalmente en el razonamiento y la explicación. Tiende a haber poco o ningún castigo, así como no existen normas claras, por lo que los hijos suelen estar libres de restricciones externas. Los hijos de padres permisivos tienden a mostrar escasos niveles de auto-control y auto-confianza porque carecen de una estructura en casa.


NO AFECTIVO: sucede cuando los padres están a menudo ausentes emocionalmente y a veces ausentes físicamente. Carecen de afecto y regularmente no tienen comunicación. Ellos no responden a las necesidades del niño y no exigen nada de ellos en sus expectativas de comportamiento. Ellos proporcionan todo lo que el niño necesita para sobrevivir con poco o ningún compromiso.  Los hijos de padres no afectivos muestran dificultades en la competencia social, el rendimiento académico, el desarrollo psico-social y problemas de comportamiento. 


La crianza de los hijos es una tarea dura que requiere paciencia, compromiso y amor.  Pero lo que podemos asegurarte es que si cuentas con esos tres factores no podrás hacerlo mal.  Los límites establecidos con amor ayudan a formar la personalidad de nuestro niño y facilitan la autonomía y seguridad en su desarrollo.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad