Publicidad
Publicidad

¿Debo comer por dos durante el embarazo? Durante el embarazo, tu alimentación tiene un rol trascendental, ya que contribuirá al crecimiento y desarrollo de tu bebé. Tu cuerpo necesita mucha energía y deberás alimentarte bien para cubrir tus necesidades y las de tu bebé. La cantidad de energía necesaria aumenta alrededor de un 10% durante el embarazo, lo cual no significa comer por dos!

Sin-t%c3%adtulo-1
Articulos relacionados
Últimos comentarios

Durante el embarazo, tu alimentación tiene un rol trascendental, ya que contribuirá al crecimiento y desarrollo de tu bebé.   Tu cuerpo necesita mucha energía y deberás alimentarte bien para cubrir tus necesidades y las de tu bebé. La cantidad de energía necesaria aumenta alrededor de un 10% durante el embarazo, lo cual no significa comer por dos!

Una alimentación equilibrada evitará algunas patologías que se agravan durante la gestación, tales como la fatiga, el estreñimiento, el sobrepeso, la anemia, la descalcificación, etc.

Se busca lograr una aumento de peso razonable para reducir al máximo riesgos como la gestacional, hipertensión,  deformaciones en la columna y complicaciones del parto.

¿Qué no debería faltar en una dieta equilibrada?

La alimentación debe estar basada en un equilibrio de lípidos (grasas), hidratos de carbono y proteínas

Lípidos: Proporcionan vitamina A, que asegura el buen desarrollo del sistema visual del bebé, ayudan a la construcción de las membranas de las células y participan en el desarrollo del cerebro del fetal.  Se encuentran en: Aceite de oliva, de girasol, manteca, leche, salmón, Arenques, sardinas, etc.

Proteínas: Portadas por la carne, los pescados, los huevos, etc. Son alimentos clave para el desarrollo del embrión ya que aseguran su crecimiento. Es necesaria una media de 70g al día. La carne roja, consumida dos o tres veces por semana garantiza el aporte de hierro indispensable para la fabricación de glóbulos rojos y previene la anemia en la futura madre.

Hidratos de carbono: Los encontrarás en la pasta, el pan, las patatas, las legumbres. Su consumo te aportará más energía durante los nueve meses de gestación.

Calcio: Los productos lácteos son ricos en este mineral, también las frutas, verduras, etc. Las necesidades de calcio aumentan de 900mg a 1200mg al día a lo largo del embarazo. El calcio participa en la formación de huesos y de dientes del futuro bebé y reduce la frecuencia de trastornos de la tensión durante el embarazo. 300mg de calcio equivalen a un bol de 250ml de leche, a 2 yogures, 300 g de queso blanco, 1 k de naranjas, etc.

Vitaminas: Son necesarias en nuestro organismo y juegan un papel importantísimo para el buen desarrollo del feto. El embarazo incrementa sensiblemente los requerimientos, como es el caso de la vitamina B9 o ácido fólico. Una carencia de éste puede, entre otras cosas, provocar una anomalía en la formación de la espina dorsal (espina bífida) o un parto prematuro. El organismo no fabrica la vitamina B9 por lo que debe ser a través de la alimentación como debemos suplir su ausencia. El ácido fólico se encuentra en gran cantidad (entre 100µg y 100g) en las espinacas, la lechuga, las nueces, las almendras, el melón, etc. y en menor cantidad en las endivias, las alcachofas, los huevos, las naranjas, los plátanos, el arroz, la sémola, el maíz, etc.

 

Alimentos peligrosos durante el embarazo

Aunque lleves una alimentación saludable, debes saber que existen ciertos alimentos a los que debes renunciar con el fin de evitar infecciones u otros riesgos para tu bebé.

- Quesos sin pasteurizar: Elige quesos curados, de consistencia dura y pasteurizados. Y quita la corteza. No comas quesos blandos, azules o aquellos que tengan moho, como el Cabrales, el camembert, etc. ya que pueden contener una bacteria llamada listeria.

- Huevos: Puedes correr el riesgo de contraer salmonela. Para evitarlo, no tomes alimentos que contengan huevo crudo o poco hecho, como la mayonesa casera, las tortillas poco cocinadas, las cremas o postres hechos con huevo crudo como el tiramisú.

- Carne: El parásito responsable de la toxoplasmosis se desarrolla en los animales que comen hierba, contaminada por las heces de gatos, y permanece en la carne cruda. Por ello debes abstenerte de consumir carnes que no estén cocinadas y los embutidos no curados, etc. Además es necesario lavarse bien las manos y cepillarse las uñas después de manipular la carne.

- Vitamina A: Puede ser peligrosa para tu bebé, ya que puede ser la causa de malformaciones en el feto. Por esta razón se recomienda no comer alimentos con alto contenido en vitamina A, como el hígado, en los tres primeros meses de gestación.

- Pescado: Evita los pescados y mariscos ahumados, marinados o crudos ya que puede transmitir la listeria.

- Café, té y alcohol: Algunos estudios han demostrado que un consumo superior a 300mg de cafeína (tres tazas de café o seis de té diarias) está relacionado con el riesgo de aborto. Así que procura no pasar de esta cantidad para no correr ningún peligro. En cuanto al alcohol, lo más recomendable es prescindir absolutamente de él.

Los kilos del embarazo

Puedes aumentar tu ingesta calórica sin problemas en 200-300 calorías por día y aumentar tu peso en 9-15 kilos a lo largo del embarazo.   Aunque el embarazo no es el momento ideal para hacer una dieta, debes olvidarte del mito de “comer por dos”.

Tomando como referencia el peso que tenías antes del embarazo, puedes darte una idea de cuantos kilos puedes aumentar.  Primero deberás calcular tu índice de masa corporal utilizando la siguiente fórmula:

Peso / (estatura)² = IMC

20= Peso ideal

Entre 20 y 26= Peso normal. Deberías aumentar entre 11 y 16 kg.

< 20= Delgada. Deberías aumentar entre 12,5 y 18 kg.

> 26 = Sobrepeso. Deberías aumentar entre 6 y 11,5 kg.

Poniendo en orden tu alimentación

No necesitarás realizar una dieta estricta para no sumar kilos de más en el embarazo. Lo que tampoco quiere decir que te rindas ante todos los chocolates que se te pongan por delante.

En ocasiones, por no aumentar de peso algunas futuras mamás se reprimen de comer, provocando carencias en el feto y facilitando el riesgo de partos prematuros. Es importante que si sientes que debes controlar tu alimentación mas de cerca durante el embarazo consultes con tu nutricionista, él sabrá enseñarte hábitos saludables y te ayudará a elegir los alimentos que mejor se adaptan a tus necesidades.

Si no puedes evitar comer un poco de más, probablemente será necesario que practiques un poco de ejercicio para estabilizar tu peso, puedes caminar, nadar, o realizar ejercicios aptos para embarazadas, al menos tres días a la semana.

 

¿Cómo es una dieta ideal durante el embarazo?

Fruta:

2-4 raciones. Recuerda que una ración equivale a 100 gr de fruta cortada, una fruta mediana (como una pera o una manzana) o a tres ciruelas.

Cereales:

3-6 raciones. Una ración equivale a una rebanada de pan, 30 gr de cereales o 30 gr de arroz o pasta.

Lácteos:

3-5 raciones. Una ración es un vaso de leche, dos yogures, 80 gr de queso fresco o un flan.

Proteínas:

2-3 raciones. Una ración es un filete de carne roja, de pollo, de pescado, o bien dos huevos.

Verduras:

3-5 raciones. 225 gr de verduras crudas o la mitad de peso de verdura cocida es una ración.

Aceites:

15 a 30 ml

Agua:

2 litros

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 6 comentarios
Comentarios

Miembro  

gracias , me encanta porque uno aprende mucho y esta informacion me va a servir en los proximo meses :)

Responder
Miembro   Adermicina  

Me viene muy bien el informe, ayer fui a control obstetrico y me mando a la nutricionista, ya pedí turno pero es el mes que viene, mientras tanto tengo una idea de que comer.

Responder
Miembro  

muy bueno lo que uno aprende aqui muyy bueno

Responder
Miembro   Consejera  

2

No es q hay q comer x dos, hay q tener una alimentación adecuada en vitaminas y grasas pero tambien en cantidad, xq despues del parto terminamos con mucho sobrepeso y eso tampoco es bueno para la salud

Responder
Miembro  

las grasas deben ser grasas buenas, no se le puede decir a una primerisa que coma manteca, porque eso le sube el colesterol y el azucar.

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad