Publicidad
Publicidad

¿Cuáles son los síntomas de un aborto espontáneo?

Abo
Publicado en la comunidad Buscando bebé

Se define como aborto espontáneo a la pérdida involuntaria de un embarazo antes de las 20 semanas de gestación. 

El sangrado o hemorragia vaginal es usualmente el primer síntoma de un aborto espontáneo. Ten en cuenta que una de cada 4 mujeres embarazadas pierden algo de sangre o encuentran manchas en su ropa interior o en el papel higiénico al comienzo del embarazo, y la mitad de estos embarazos no acaban en aborto.

También se puede presentar dolor abdominal que generalmente aparece después de que se produce el sangrado.   Puede ser en forma de cólicos o ser persistente, suave o fuerte, y sentirse como un dolor en la parte baja de la espalda o como presión en la pelvis. Si tienes sangrado y dolor abdominal a la vez, las posibilidades de que tu embarazo continúe son mucho menores. 

Es muy importante tener en cuenta que el sangrado vaginal, las manchas de sangre y el dolor al comienzo del embarazo también pueden ser señal de un embarazo ectópico o molar. Si tienes estos síntomas, llama a tu médico en seguida, para que pueda determinar si tienes un problema que requiere tratamiento de emergencia.

Además, si tu sangre es Rh negativa, quizás necesites una inyección de inmunoglobulina dos o tres días después de que notes el primer sangrado, a no ser que el papá del bebé también tenga sangre Rh negativa.

Algunos abortos espontáneos se detectan en visitas prenatales de rutina, cuando el médico o la partera no pueden escuchar los latidos cardiacos del bebé o notan que el útero no está creciendo como debería. A menudo el embrión o feto interrumpió su desarrollo unas semanas antes de que tuvieras síntomas como sangrado o cólicos.

Si tu médico cree que has tenido un aborto, pedirá una ecografía para comprobarlo. Quizá también pedirá que te hagan un análisis de sangre.

 

 

¿Qué debo hacer si creo que estoy teniendo un aborto?

Llama inmediatamente a tu médico si notas síntomas fuera de lo normal durante el embarazo, como sangrado o dolor abdominal tipo cólico. Tu médico te examinará para ver si la sangre viene del cuello del útero y para revisar si el cuello del útero está cerrado. Quizás también te pida un análisis de sangre para observar el nivel de la hormona del embarazo hCG y lo repetirá dos o tres días después para ver si el nivel está subiendo como debería.

Si tienes sangrado y dolores y tu médico tiene la más mínima sospecha de que podría haber un embarazo ectópico (embarazo implantado fuera del útero), te harán un ultrasonido inmediatamente.

Si en la ecografía se  ve un embrión con un latido de corazón normal, tienes un embarazo viable y tu riesgo de tener un aborto es mucho menor, tu médico te indicará reposo absoluto y deberás controlarte con ecografía más frecuentemente.  Si se visualiza que el tamaño del embrión es apropiado pero no ve el latido del corazón,  quiere decir que el embarazo se ha detenido.

Si el saco gestacional o el embrión son más pequeños de lo que se esperaba, la ausencia del latido del corazón puede querer decir que estás embarazada de menos semanas de las que creías. Dependiendo de las circunstancias, quizás necesites repetir la ecografía en 48 hs  y un análisis de sangre antes de que tu médico pueda darte un diagnóstico firme.

Si estás ya en el segundo trimestre y un ultrasonido muestra que el cuello del útero (también llamado cérvix) se está acortando o abriendo, quizás tu médico llevará a cabo un procedimiento que se llama cerclaje uterino o cervical.

El cerclaje consiste en cerrar el cuello del útero con unos puntos para tratar de prevenir un aborto o un parto prematuro. El cerclaje sólo se hace si el bebé parece normal en un ultrasonido y tú no tienes señales de una infección intrauterina. El cerclaje tiene sus riesgos y no todo el mundo está de acuerdo en cuándo eres una buena candidata para este procedimiento.

Puedes tener pérdidas de sangre y dolores abdominales durante unas semanas. Puedes llevar toallas higiénicas, pero no tampones durante este periodo. También puedes tomar acetaminofén (paracetamol) para el dolor. Si estás teniendo un aborto, el sangrado y el dolor probablemente empeorará hasta que expulses la placenta y el tejido embrionario o fetal. Este tejido será grisáceo y puede incluir coágulos de sangre.

Si puedes, guarda el tejido en un recipiente limpio. Quizás tu médico quiera examinarlo o mandarlo a un laboratorio para que lo analicen y así tratar de averiguar por qué has tenido un aborto.

¿Qué debo hacer si mi embarazo se ha detenido, pero aún no he expulsado el tejido embrionario?

Puedes enfrentar esta situación de formas distintas y es buena idea que hables de todas las opciones con tu médico Puedes escoger esperar a que el tejido se expulse naturalmente, si esto no supone un riesgo para tu salud. Más de la mitad de las mujeres tienen un aborto espontáneo la semana siguiente a averiguar que su embarazo no es viable.

También puedes decidir esperar un periodo de tiempo a ver qué pasa antes de someterte al procedimiento para extirpar el tejido.

En algunos casos puedes usar medicación para acelerar el proceso, pero puede causar efectos secundarios como náusea, vómitos, y diarrea. Si eliges esperar o tomar medicación para acelerar el proceso, existe la posibilidad de que aun así necesites al final un procedimiento quirúrgico para extirpar el tejido fetal o embrionario.

Por otra parte, si sientes que esperar a que se produzca un aborto espontáneo es demasiado difícil emocionalmente o doloroso físicamente, puedes optar por una operación denominada legrado  o raspado uterino.

Si tienes una hemorragia importante, señales de una infección, o cualquier otro problema, tendrás que someterte a la operación de inmediato porque esperar a que se dé un aborto espontáneo no sería seguro.

 

¿Cómo es un legrado o raspado?

El procedimiento suele ser ambulatorio (no hay que pasar una noche en el hospital), a no ser que surjan complicaciones. Como sucede con cualquier cirugía, tienes que concurrir en ayunas: no puedes comer ni beber nada desde la noche anterior.

El anestesista te realizará una sedación una vez en el quirófano.  Se coloca un espéculo intravaginal y se procede a la dilatación del cuello uterino en el caso que estuviera cerrado aún.  Mediante instrumental quirúrgico se extrae todo el tejido fetal.  Posteriormente te indicarán medicación para que el útero se contraiga y detener el sangrado.  El procedimiento dura entre 15 y 20 minutos, aunque la extracción del tejido en sí dura menos de 10 minutos.

Si tienes factor Rh negativo te darán una inyección de inmunoglobulina, a menos que el padre del bebé también tenga factor Rh negativo.

 

¿Qué sucede después de un aborto espontáneo?

Independientemente de que abortes naturalmente o te hayan extirpado el tejido, sentirás con posterioridad leves dolores de tipo menstrual durante un día aproximadamente y tendrás algo de hemorragia durante una o dos semanas. Usa compresas en lugar de tampones y toma ibuprofeno o acetaminofén (paracetamol) para los dolores. Evita tener relaciones sexuales, nadar, darte duchas vaginales, hasta que se detenga la hemorragia.

En caso de que comiences a sangrar intensamente (es decir, satures una compresa en una hora), tengas cualquier síntoma de infección (como fiebre, malestar o flujo vaginal con un olor desagradable), o tengas un dolor muy fuerte, llama inmediatamente a tu médico o consulta a una guardia de  urgencias.

 

¿Qué sucederá si vuelvo a quedar embarazada?

Es normal que te preocupe la posibilidad de perder otro embarazo, pero los expertos en fertilidad no consideran que un solo aborto espontáneo indique que vaya a repetirse.

Puede que tu médico solicite  pruebas genéticas y análisis de sangre especiales para tratar de averiguar qué causa los abortos si tienes más de dos seguidos, en especial si tienes más de 35 años o si padeces ciertas enfermedades. Algunos médicos esperan hasta que has perdido más de dos embarazos para realizar estudios.

Para volver  intentar otro embarazo deberás esperar a que tus ciclos se hayan normalizado, lo cual será entre 6 y 8 semanas.

Tómate el tiempo que necesites para recuperarte, y trata de encontrar a alguien con quien te sientas cómoda hablando de tus emociones. Recuerda que no ha sido tu culpa  y que tener un aborto es una experiencia bastante común. 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

¿Qué opinas?

Publicidad
Loguéate para opinar sobre este tema

lasidrapanda Publicado el 31/03/13
Miembro  

OMG YO ESTOY EN LA CUERDA FLOJA ASTA EL DIA 11 NO SE QUE VA A PASAR

dflorespfeiffer Publicado el 18/09/12
Miembro  

a mi tambien me toco vivir esa experiencia, tristemente. Mi marido me supo acompañar en todo momento, fue muy duro para los 2, no podiamos entender por que nos pasaba eso a nosotros. Ya teniamos un hijo, y gracias dios, 5 meses despues de ese dia tan feo, fuimos bendecidos con otro embarazo, del cual nacio Leon, un hermoso y sano bebé. Es algo que no se olvida, a pesar de que no llegaba a las 12 semanas, a mi me dolio como si hubiera sido de termino, pero la vida sigue y mis hijos me la alegran cada dia!!

gaby.ale.27 Publicado el 14/09/12
Miembro  

Yo ya lo viví y es una experiencia sumamente depresiva, por que almenos yo como mamá sentia que yo habia tenido la culpa por no cuidar mi embarazo, recuerdo que todo paso tan rapido, mi marido fue quien vivio conmigo esa dura experiencia y aunque ya casi se cumplen 2 años de aquella situacion es algo que no se puede olvidar jamas. Como experiencia propia si viven algo asi les recomiendo que vean la posibilidad de que les sea practicado el legrado, en mi caso me indicaron las famosas "pastillas" y gracias a ellas ya me andaba yo muriendo (y no lo digo en forma literal), fui a parar de urgencias muy grave al hospital por que me estaba desangrando. Afortunadamente Dios me dio una segunda oportunidad para poder contarles mi experiencia. Y pues como dice el artículo no es culpa de nadie simplemente era un angelito al que todavia no le tocaba llegar a este mundo.

bella ragazza Publicado el 14/09/12
Miembro   Amiga   Consejera   Consejera-experta  

2

hola gaby pues me imagino k tan doloroso es, yo traigo una infeccion en la orina y me da tanto miedo k eso le pueda afectar a mi bebe me preocupa muchisimo ahora tener un aborto siento k me vida se acabaria, amo tanto a mi bebe que no me imaginaria un aborto

Publicidad
Publicidad
Publicidad