Publicidad
Publicidad

¿Cuáles son los cambios que se producen durante el embarazo? Durante el embarazo el cuerpo de la mujer sufre un sinfín de transformaciones para albergar al bebé que crece en su interior y prepararse para convertirse en madre.

Vanilla-resample
Articulos relacionados

A continuación te contamos cuáles son los cambios por los que atravesará  tu cuerpo, a lo largo de todo el embarazo.   Si conoces cuales son estos cambios, vivirás tu embarazo con tranquilidad y confianza. 

 

Primer trimestre de embarazo

Es la etapa mas crítica del embarazo, en esta etapa se forman los órganos vitales del bebé,  que aún no se hace notar.

Unos seis días después de la fecundación, el huevo ( óvulo fecundado) llega al útero y se implanta en él.  Esta implantación muchas veces se manifiesta con una pequeña pérdida de sangre que muchas mujeres confunden con el período menstrual.   

En pocos días, una parte de las células dará origen a la placenta, y la otra, al embrión. A partir de ese momento el organismo materno empieza a cambiar.

Los primeros síntomas de embarazo se confunden con el síndrome premenstrual: cansancio, tensión mamaria, aumento de la secreción vaginal, rechazo por determinados alimentos, mayor sensibilidad olfativa o un extraño sabor metálico en la boca.

El embarazo no suele descubrirse hasta que se produce la primera falta  del período menstrual, unas dos semanas después de la fecundación.

A partir del primer día de atraso se puede realizar un test de embarazo. Si el resultado da positivo, conviene acudir cuanto antes a la consulta del ginecólogo para confirmar que todo está en orden.

Las alteraciones de ánimo son frecuentes por la revolución hormonal que se está produciendo en la mujer.

 

Promediando las 8 semanas es probable que aparezcan náuseas y mareos, y que aumente la producción de saliva y la necesidad de orinar.

Muchas mujeres se sienten cansadas y necesitan dormir más de lo habitual.

Algunas embarazadas sienten un gran apetito, otras son incapaces de probar bocado y hasta pierden peso. Estas sensaciones remitirán a medida que el cuerpo se adapte a los cambios hormonales, alrededor de la semana 12 de gestación.

Las encías pueden inflamarse y sangrar con facilidad debido a los cambios hormonales. Es aconsejable hacerse una revisión odontológica.

Hacia al final del primer trimestre el abdomen empieza a abultarse ligeramente. También disminuye la producción de la hormona gonadotropina coriónica, causante de las desagradables náuseas y los cambios en el apetito.

A esta altura se han formado los órganos vitales del futuro bebé, que deja de llamarse embrión para recibir el nombre de feto. La madre puede estar tranquila. Ha pasado el periodo mas crítico de todo el embarazo.

 

Segundo trimestre de embarazo

Las molestias iniciales han desaparecido, podrás comenzar a lucir tu pancita y pronto sentirás las pataditas del bebé. Es la etapa en la que mejor te sentirás.

La cintura va desapareciendo y las caderas se redondean, pero la incipiente panza aún no resulta molesta.

Las mamas aumentan de tamaño, los pezones aumentan de tamaño y se vuelven más oscuros.

En el centro del abdomen suele aparecer una línea vertical de más oscura que se desvanecerá después del parto.

Los cambios hormonales pueden producir oscurecimiento de las zonas sensibles de la piel (pecas, lunares). Conviene evitar exponerse al sol o, si se hace, usar protector solar.   El vello puede hacerse más abundante. 

La presión que ejerce el útero en el estómago puede empezar a entorpecer las digestiones y causar constipación. 

Entre las 18 y las 20 semanas llega uno de los momentos más esperados del embarazo: la primera patadita del bebé, sentirás unas burbujitas por debajo de tu ombligo que se mueven de un lado al otro.

En la mitad del embarazo la respiración se hace más profunda y el ritmo cardiaco se acelera.

Hacia el final del segundo trimestre aumenta la retención de líquidos. Algunas mujeres notan una ligera hinchazón en los tobillos.  Esto se produce por el crecimiento del útero que se ubica por encima del ombligo y puede causar una ligera compresión del sistema venoso y dificultar el drenaje linfático de los miembros inferiores.

 

Tercer trimestre de embarazo

El bebé continúa creciendo y la panza se torna cada vez más voluminosa.  En las últimas semanas, el cuerpo de la mamáse prepara para el momento del parto. 

A medida que  avanza la gestación, la madre se sentirá más cansada. Las relaciones sexuales pueden mantenerse mientras no haya contracciones y el obstetra no lo contraindique.

Pueden aparecer molestias en la espalda así como también dificultades para respirar ya que la capacidad respiratoria disminuye por el tamaño del útero.   Los cambios de humor, los miedos y la ansiedad suelen acentuarse. El parto está cerca y la preocupación por lo que va a pasar es inevitable.

A medida que avanza el trimestre aumenta la incomodidad.   El bebé se coloca con la cabeza hacia abajo y cada día tiene menos espacio para moverse.

Probablemente la madre haya ganado entre 9 y 11 kilos lo cual acentúa el disconfort y el cansancio.

Pueden aparecer hemorroides provocadas por el estreñimiento y por la presión que ejerce la cabecita del bebé en la pelvis.

Acercándonos a la fecha de parto la cabeza del bebé desciende y se encaja en la pelvis preparándose para el nacimiento.  Aparecen las primeras  contracciones.

Algunas mujeres sienten una necesidad imperiosa de limpiar y ordenar. Es el llamado síndrome del nido: un supuesto instinto que mueve a las madres a dejarlo todo preparado para la llegada del bebé.

La fecha prevista del nacimiento es orientativa: puede tener lugar dos semanas antes o dos semanas después de la fecha prevista.  Si han pasado unos días de la semana 41 y  el niño no ha nacido, es muy probable que se decida provocar el parto.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad