Publicidad
Publicidad

Conductas positivas para combatir la desobediencia

Captura_de_pantalla_2012-03-09_a_la(s)_23.26.51
Publicado en la comunidad Primer Bebé

Más de una vez nos quejamos porque nuestros hijos no nos hacen caso, no nos escuchan, se portan mal, o no responden a los castigos. Seguramente hemos escuchado a otros padres con quejas similares.

Nos enfrentamos  al  más común de los conflictos que se genera en el desarrollo interactivo de los niños con sus padres, la desobediencia.

Una de las primeras preguntas que nos  hacemos  como padres es ¿Qué  funciona mal con nuestro hijo? ¿Qué estoy haciendo mal?  

Podemos hablar de desobediencia, cuando el niño no emite comportamientos contingentes a las instrucciones de los padres. En otras palabras, cuando el adulto hace un pedido, o da una orden,  el niño no realiza la conducta deseada.

Es importante destacar que, en la mayoría de los casos, no se debe a fallas en el niño ni en los padres, sino que tiene relación con la manera en que los adultos aplicamos los refuerzos y castigos.

 En primer lugar, es conveniente  revisar las expectativas que tenemos para con nuestros hijos. Si son poco realistas, o hiperexigentes, siempre estaremos insatisfechos con sus conductas. Para evitarlo, nos resultará  muy útil recordar esta creencia: “Nadie es perfecto ni se comporta correctamente todo el tiempo”.

Se puede lograr aumentar la frecuencia de conductas deseadas utilizando los principios básicos del aprendizaje.

Debemos definir claramente la conducta que queremos incrementar y expresársela al niño asegurándonos que la entienda.

Ordenes como “Ordena tu cuarto” no son específicas, en cambio sí lo es “Levanta los juguetes del piso y guárdalos en la caja”.

Para comenzar el entrenamiento, los padres debemos prestar atención y reforzar la conducta deseada en nuestro hijo. Es la manera más sencilla de incrementar un comportamiento, en este caso, la obediencia.

Reforzador es aquello que se presenta después de una conducta (consecuencia) y que aplicamos deliberadamente con la intención de que se repita.

Existen refuerzos de tipo social que incluyen abrazos, caricias, palmaditas en la espalda o alabanzas y refuerzos  materiales  como algún premio,  permiso para ir a la plaza, poder jugar una hora a los videojuegos,  o un chocolate.

Volviendo al ejemplo del niño que guarda sus juguetes en la caja, si queremos que los próximos días obedezca y ordene, hay que reforzarlo. Demostrarle al niño que nos gustó, que era lo que esperábamos y que estamos satisfechos con su conducta.

Es importante tener en cuenta que, el reforzador o premio hay que darlo inmediatamente después de lograda la conducta deseada, de lo contrario no servirá. Además el niño debe confiar en que cumpliremos lo que decimos, de lo contrario nuestra palabra perderá validez  y la desobediencia persistirá.

No hay que olvidar que cada niño es único y que tiene sus tiempos, intereses y personalidad diferentes a los demás.

Es importante poder trasmitirles cuánto los queremos y que cuando los retamos, estamos señalando una conducta puntual que queremos modificar, no estamos señalándolos a ellos. “Sos malo porque no ordenaste” versus “Estoy enojada porque no ordenaste”.

En esta nota desarrollamos el concepto de reforzamiento positivo de la conducta, principio básico de la psicología del aprendizaje que, aplicado a la vida cotidiana, nos ayudará a promover en nuestros hijos conductas positivas, mejorando la interacción familiar.

 

Lic. Verónica Tamburelli

ProMamás   

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

¿Qué opinas?

Banner-promamas
Publicidad
Loguéate para opinar sobre este tema

Miembro  

Hola tengo una nena pequeña de 4 y mis sobrinitos casi de la misma edad. Cuando estan juntos son dinamita, se potencian y arman tremendo berriche. No importa el lugar, no importa nada. No saben convivir juntos, se celan y todo, es un verdadero drama. Una miga me aconsejo que le hagamos ver un dibujito animado que les muestra a los niños como deben comportarse, como hacer "buenas" cosas, Nos sirve como referencia, y les recordamos como deben compartir, obedecer, escuchar, etc. El dibu se llama PLim PLim. Busquenlo que de verdad ayuda mucho a la crianza de los niños como los nuestros-

Miembro  

HOLA TENGO UN NENE DE 3 AÑOS Y CADA VEZ QUE LE DIGO QUE NO A ALGO ES PEOR, Y LO HACE UNA Y OTRA VEZ, AUNQUE LE EXPLICO EL XQ NO HACERLO... O HACE BERRINCHES TREMENDOS AL PUNTO DE TIRARSE AL PISO , LLORAR Y GRITAR!!! QUE PUEDO HACER?

Miembro  

holis!! yo tengo una niña de casi cuatro y tmb es bastante desobediente... aveces es que no tengo la suficiente paciencia para poner enfasis en conductas tanto malas como buenas, el strees aveces me supera. trato de enseñarle pero tiene una personalidad bastante fuerte! sabe lo que kiere y no se cansa hasta coseguirlo, pero debo reconocer que siempre es mas facil resongarla que admirar sus logros!

paomorevazquez Publicado el 19/05/12
Miembro  

1

Hola yo tengo una nena de 3 y tambien hace las cosas asi si todo es a cambio de algo , pero otras veces ni eso ... Nunca respeta cuando la resongo y la pongo a "pensar" , sin dibujitos , ni juegos, siempre termina x romprer lo q le digo!

Miembro   Consejera  

2

Yo tengo un hijo de 3 años con el que he intentado llevar este método. Pero en ocasiones sólo obedece si se le promete algo a cambio, como sacarlo al parque o darle un dulce. Su obediencia está condicionada por las recompenzas que se le ofrecen. ¿Qué se puede hacer en estos casos?

Publicidad
Publicidad
Publicidad