Publicidad
Publicidad

¿Cómo saber si se ha roto la fuente? ¿Qué debo hacer? El líquido amniótico es un fluido transparente y sin olor, el cual rodea al bebé en el útero y lo protege contra el medioambiente exterior.

Depositphotos_11419846_original
Articulos relacionados

El líquido amniótico es un fluido transparente y sin olor, el cual rodea al bebé en el útero y lo protege contra el medioambiente exterior. Una vez que la bolsa se rompe, las bacterias pueden entrar al útero a través de la vagina y podrían ocasionar una infección en ti o en tu bebé. Por lo tanto,  es importante que tomes algunos recaudos, si esta situación se produce.

 

¿Cómo sabré si la bolsa de agua se ha roto? 

La bolsa de agua podría romperse de pronto, por lo cual perderás una abundante cantidad de líquido en forma rápida y profusa o como una pérdida lenta de fluido a través de la vagina en los casos en los que la cabeza del bebé ya ha descendido un poco.

A veces no es fácil distinguir si la bolsa ya se ha roto y el diagnóstico se complica incluso para los médicos y las parteras.

Si no estás segura, de haber roto bolsa sigue las siguientes indicaciones:

• Vacía tu vejiga.

• Colócate un apósito estéril y controla cada cuanto el paño se moja.

• Si el fluido presenta un color amarillento, es probable que sea orina. El fluido amniótico generalmente es incoloro e inodoro.

• Trata de mantenerte recostada  moviéndote lo mínimo indispensable

• No realices baños de asiento ni duchas vaginales.

• No mantengas relaciones sexuales.

• Contacta a tu médico o partera de inmediato

 

 

¿Qué debo hacer si se rompe la bolsa de agua?

Fíjate en el color del líquido y la hora en que la bolsa se rompió, y llama a tu médico o partera. Si el líquido es transparente y sólo se presentan contracciones suaves o ninguna, es posible que tu médico o partera te pidan permanecer en casa un poco más de tiempo.

Si el fluido amniótico es verde, café-amarillento, o algún otro color que no sea transparente, notifica a tu médico o partera y concurre al hospital o al sanatorio lo más pronto posible.

Si el bebé ha llegado a término, con el fin de prevenir infecciones, la mayoría de los médicos y parteras prefieren que los bebés nazcan 24 horas (o menos) después de que la bolsa de agua se rompe. Sin embargo, algunos médicos y parteras permiten que las futuras madres tengan un trabajo de parto más largo, y las monitorean para evitar infecciones. Revisa con tu médico el período de tiempo que ellos permiten después de la ruptura de membranas y como monitorean la infección.

Recuerda que no existe el  “nacimiento seco”. Aproximadamente un tercio del líquido expulsado es reemplazado cada hora.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad