Publicidad
Publicidad

¿Cómo evitar la insolación o el golpe de calor? El golpe de calor o insolación es una condición que puede ser fatal y que ocurre cuando la temperatura de una persona sube por encima de lo normal, bloqueando la capacidad del organismo de hacerla descender.

157603754
Articulos relacionados

El golpe de calor o insolación es una condición que puede ser fatal y que ocurre cuando la temperatura de una persona sube por encima  de lo normal, bloqueando la capacidad del organismo de hacerla descender.   Los bebés y los niños pequeños son especialmente propensos a los golpes de calor, pudiéndose producir  al estar al aire libre durante mucho tiempo con un clima muy caluroso, en especial si se deshidrata o está demasiado abrigado.

 

¿Cuáles son los síntomas de un golpe de calor? 

Los niños pueden presentar signos de agotamiento, sed, cansancio.  Notarás que su piel está fresca y húmeda. En niños mayores pueden presentarse calambres en las piernas o retortijones estomacales. 

Si el agotamiento causado por el calor progresa y se convierte en un golpe de calor o insolación, tu bebé podría tener cualquiera de los siguientes síntomas:

• Temperatura de 39,4ºC o más, pero sin sudor

• La piel roja, caliente y seca

• Pulso rápido

• Agitación

• Confusión

• Mareos

• Dolor de cabeza (que puede causar irritabilidad)

• Vómitos

• Respiración rápida y superficial

• Letargo (puede ser que tu niño no responda con la energía habitual cuando lo llamas o le haces cosquillas, por ejemplo).

• Pérdida del conocimiento

 

¿Qué debo hacer si mi hijo tiene un golpe de calor?

 

Debemos bajar su temperatura interna lo más rápido posible. Antes que nada llama al servicio de urgencias.  Desviste a tu hijo y acuéstalo en un área fresca (si estás al aire libre, busca algún lugar con sombra, aunque si puedes, llévalo a un cuarto fresco). Mientras esperas al servicio de emergencias, pasa una toallita o un trapo sumergido en agua fresca por su cuerpo y abanícalo.  Háblale con voz calma para que se tranquilice. 

Aunque puede resultar tentador, no le des nada para beber. No le des nada para beber y, aunque puedes sentirte tentada de darle paracetamol, esto no le bajará la temperatura si la causa es un golpe de calor.

Si tu pequeño presenta agotamiento por calor, pero no ha llegado a ser un golpe de calor, llévalo a un lugar fresco.   Dale abundante leche de pecho o de fórmula y, si tiene 5 meses o más, agua u otros líquidos (no demasiado fríos porque le podrían producir cólicos). También puedes darle un baño fresco y mantenerlo dentro el resto del día. Si no mejora rápidamente, llévalo de inmediato al pediatra o a urgencias.

 

¿Cómo se previene el golpe de calor?

 

  • Recuerda que un golpe de calor puede producirse de forma relativamente rápida, especialmente si tu pequeño está muy activo en un día caluroso o si no está acostumbrado a este tipo de clima.

 

  • Vístelo con ropa liviana, de colores claros y suelta. Trata de mantenerlo a la sombra cuando lo saques al aire libre y asegúrate de que esté fresco en los viajes en automóvil.

 

  • Dale más líquido de lo normal durante los días calurosos y, cuando la temperatura sea muy alta, mantenlo dentro con ventilador o aire acondicionado.

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Más información sobre:

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad