Publicidad
Publicidad

¿Cómo enfrentar un embarazo con problemas? Pasado el shock de la noticia, los futuros padres pueden buscar las causas del problema o algún culpable, generándoles sentimientos de ira, bronca o impotencia. En ocasiones, estas emociones recaen sobre los médicos, la propia pareja o hasta en sí mismos.

Pregnant-bump-rex-1323861658
Articulos relacionados
Últimos comentarios

 

“¿Qué hicimos mal?” “¿A quién recurrir?” “¿Cómo seguimos con esto?” “No es lo que deseamos”

Éstas son algunas de las frases que repiten, con frecuencia, las parejas que atraviesan un problema de salud del bebé todavía por nacer. 

Generalmente, los papás reciben la noticia como un duro golpe y la respuesta inmediata es la negación y la duda acerca del diagnóstico.

Pasado el shock de la noticia, los futuros padres pueden buscar las causas del problema o algún culpable, generándoles sentimientos de ira, bronca o impotencia. En ocasiones, estas emociones recaen sobre los médicos, la propia pareja o hasta en sí mismos.

Pasado este período, pueden experimentarse sentimientos de angustia, desilusión o incluso depresión.

Luego, probablemente llegue la aceptación del problema, y con ella dos grandes caminos. El transitar uno u otro dependerá de diversos factores, tales como la personalidad de cada padre, los recursos con que cuenten, la solidez de la pareja, el apoyo social y familiar.

Por un lado la aceptación pasiva, es decir: la resignación, la angustia y la ansiedad. Aparecen pensamientos y creencias catastróficas, predominan las quejas, las preocupaciones y las rumiaciones, con poca o ninguna acción.

Por el lado más saludable, la pareja puede asumir el rol de una adaptación activa, es decir: los padres se ocupan de encarar los problemas que van surgiendo, con altas dosis de realidad. Expresando sus miedos, incertidumbres y dudas, típicas de una situación compleja como la que les toca atravesar.

Predomina la acción, el hacerse cargo y la búsqueda de soluciones y de diferentes maneras de encarar las dificultades.

El cuidado de un niño sano requiere de habilidades especiales y no siempre es fácil, más aún si el bebé que está en camino tendrá necesidades especiales.

Es necesario mantener una buena salud física y mental. La pareja que cuente con estrategias eficaces para el manejo del estrés logrará minimizar el impacto que pueda tener, en su vida y en la de toda su familia.

Lograrán más rápidamente y con solidez vincularse y ocuparse de ejercer el rol de padres que su hijo tanto necesitará.

Será de gran ayuda que los padres dediquen tiempo para cada uno y para compartir con la pareja. Es importante también que expresen, compartan y acepten sus sentimientos. A su vez, pedir y aceptar ayuda de familiares y amigos.

Conectarse con otros padres que atraviesan circunstancias similares, puede ser de gran ayuda para los diferentes momentos que transite la pareja.

Otra fuente de apoyo, comprensión, acompañamiento y aprendizaje para los futuros padres son los psicólogos especialistas.

Será cuestión de darse tiempo para aceptarlo, informarse y tomar los recaudos necesarios para que, el bebé por nacer, pueda contar con la mejor calidad de vida posible, creciendo con amor junto a sus padres. 

  

M. Verónica Tamburelli

ProMamás

 

Banner-promamas

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Hay 1 comentario
Comentarios

Miembro   Amiga   Consejera   Consejera experta  

16

imagino k debe ser algo muy muy dificil... yo la verdad no se k haria

Responder
Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad