Publicidad
Publicidad

¿Cómo crece nuestro bebé durante el primer año de vida? Todas las mamás nos alegramos cuando nuestro bebé aumenta de peso y crece según lo esperado. La primera fase del crecimiento es el momento de la vida en el que más crece el ser humano. Si bien el crecimiento de cada niño es diferente, y viene condicionado principalmente por factores genéticos, todos siguen un mismo patrón de crecimiento.

Captura-de-pantalla-2013-09-02-a-la(s)-22.59.01
Articulos relacionados

Todas las mamás nos alegramos cuando nuestro bebé aumenta de peso y crece según lo esperado.  La primera fase del crecimiento es el momento de la vida en el que más crece el ser humano. Si bien el crecimiento de cada niño es diferente, y viene condicionado principalmente por factores genéticos, todos siguen un mismo patrón de crecimiento. 

En los primeros dos años de vida los niños aumentan de talla a una velocidad asombrosa; a los dos años se estima que han aumentado aproximadamente unos 37,5 centímetros, unas tres cuartas partes de lo que medían al nacer.

Lo más llamativo durante esta etapa es que se produce un crecimiento espectacular en un corto período de tiempo.

Desde los tres años hasta la pubertad, en la segunda fase, el crecimiento será más lento, volviéndose a acelerar al llegar a la pubertad, la tercera fase del crecimiento.

 

365 días en 365 segundos

Mira este divertido video que muestra como crece un bebé a lo largo de un año.

 

 

Recién nacido

El margen de normalidad del peso del recién nacido es amplio: entre los 2,5 y los 4 kilos (por debajo y por encima de estas cifras, pueden requerir cuidados especiales).

El peso medio de los bebés nacidos a término se sitúa entre los 3 y los 3,5 kilos. Sin embargo, la expresión "peso medio" se fundamenta en un cálculo general y no hay que asustarse si nuestro pequeño lo supera un poco o está un poco por debajo (las niñas suelen pesar unos gramos menos que los niños).

Tres o cuatro días después del nacimiento, el niño pesará menos. Les ocurre a todos los bebés porque pierden líquido a través de la orina y del meconio (materia fecal del recién nacido). Esta pérdida puede representar hasta un 5 ó 10% del peso total. Salvo que el pediatra opine lo contrario, no hay por qué preocuparse, ya que suelen recuperarlo enseguida.

 

Primeros meses 

Según la regla general, durante el primer semestre  los bebés ganan unos 600 gramos al mes y durante el primer año suelen crecer 25 cm. En los primeros doce meses se produce el mayor índice de crecimiento de toda la vida.

La lactancia o la producción de leche no tiene nada que ver en estas oscilaciones. Los niños no engordan de forma constante, sino con altibajos. Por esa razón se recomienda pesarlos una vez al mes y no por semanas.

Y si toma biberón, hay que cuidarse mucho de no forzar al bebé para que se lo termine entero: ellos paran cuando están satisfechos

Hay que respetar al pie de la letra las indicaciones de preparación de la leche en polvo. Resulta contraproducente pasarnos con el agua o la leche en polvo porque corremos el riesgo de que el pequeño ingiera una cantidad de grasas, proteínas, etc. inadecuada para su organismo o de que se alimente de forma insuficiente.

 

A partir del sexto mes

Entre los seis y los doce meses, los bebés suelen ganar unos 500 gramos al mes.

Se recomienda empezar a variar su dieta hacia los seis meses. La Organización Mundial de la Salud, la Asociación Española de Pediatría y su homóloga norteamericana recomiendan alimentar al bebé solo con leche hasta el sexto mes, a no ser que el pediatra indique lo contrario.

Es importantísimo seguir el orden de introducción que indique el pediatra y no adelantarnos nunca. El médico es la persona indicada para establecer qué sólidos puede tomar el niño y en qué mes pueden incorporarse a su dieta.

A veces a los bebés les cuesta aceptar los nuevos sabores. Para que este rechazo no afecte a su peso, es conveniente introducirlos muy poco a poco, sin reducir drásticamente el número de tomas o biberones.

Lo mejor es incluir los alimentos de uno en uno, en pequeñas cantidades y espaciándolos entre sí una semana como mínimo. Así, si alguno produce reacciones alérgicas al bebé,  podremos identificarlo y eliminarlo de su dieta inmediatamente.

 

 

El presente artículo fue elaborado y corregido por el comité asesor de bebesencamino.com.

Publicidad

Todavía nadie ha comentado este artículo. Sé el primero en comentar!
Comentarios

Publicidad
Publicidad

Centros de información

Publicidad
Publicidad
Publicidad